Se conoció un informe sobre los operativos municipales de controles vehiculares. El año pasado hubo 273 motocicletas secuestradas, 78 automóviles retenidos y 20003 actas de infracción por la comisión de faltas graves. Además, durante todo el 2015 detectó 7 casos de alcoholemia.

 

Como resultado de los controles de tránsito que ejecuta periódicamente el Municipio de Santo Tomé, durante el año 2015 se retuvieron 351 vehículos y se realizaron 20003 actas de infracción por la comisión de faltas graves establecidas en el Código Municipal.

Se trata de 273 motocicletas secuestradas y 78 automóviles retenidos, mientras que desde que se habilitó el nuevo corralón municipal, el 11 de abril de 2014 y hasta el 31 de diciembre de 2015, el total de automóviles asciende a 183.

Durante el pasado año, además, personal de Policía Municipal detectó 7 casos de alcoholemia positivos en distintos operativos nocturnos realizados conjuntamente con Policía de la Provincia y enfermeras del Hospital SAMCo.

En relación a dicho tema, el secretario de Gobierno, Ing. Norberto Lavatiatta sostuvo que “las infracciones mayormente cometidas por los motovehículos son no respetar los semáforos, la falta de documentación y el no uso del casco, particularmente en vehículos es no contar con la documentación requerida”.

“Hemos intensificado la cantidad y la frecuencia de los controles de alcoholemia, se están realizando dos o tres por semana. La población se debe concientizar de que si va a manejar algún tipo de vehículo no debe consumir alcohol”, resaltó el funcionario.

Cabe señalar que el control de tránsito de vehículos tiene por objeto verificar el cumplimiento de las normas viales y constituye uno de los ejes de la campaña municipal “Elegí la Vida”, la cual se lleva adelante desde 2008. Los otros dos grandes ejes de esta iniciativa son el mejoramiento de la infraestructura vial y la educación de la ciudadanía.

 
Fuente: Santo Tomé al Día