Ordenó a los buitres que argumenten por qué no debería levantar la medida cautelar que impide que el país pague los bonos del canje; respondió así a un pedido del Gobierno.

 

Para algunos es un guiño hacia el Gobierno; para otros, un simple avance procesal. Lo cierto es que el juez de Nueva York, Thomas Griesa, llamó ayer a los fondos buitre a que expongan antes del próximo jueves 18 los motivos por los cuales no debería levantar la medida cautelar que pesa sobre la cláusula conocida como pari passu. Esa medida, aplicada por el juez en 2014, impide que la Argentina pague los vencimientos de deuda reestructurada si no cancela antes su deuda con los holdouts, y mantiene así al país técnicamente en default.

 

 

El juez respondió así a un pedido del Gobierno, que, tras presentar una oferta de pago hace exactamente una semana, planteó también ayer en un escrito que para poder cumplir con su propuesta a los bonistas debe primero conseguir que el Congreso argentino derogue las leyes “cerrojo” y de pago soberano (por las que hoy no puede realizar pagos a quienes no hayan participado de los canjes de deuda de 2005 y de 2010) y además conseguir que el juez levante la medida cautelar por el pari passu.

 

La cautelar, señala el escrito, tuvo sentido como incentivo para que el país se siente a negociar -cosa que ya se dio-, pero hoy “dificulta la posibilidad de que la Argentina acceda a los mercados voluntarios de deuda para conseguir los fondos necesarios para saldar los acuerdos, y crea incentivos para que los bonistas no acepten acordar en términos razonables”. La administración Macri, destaca la presentación, ha hecho un giro sideral en la política frente a los holdouts y ha hecho un “enorme progreso” en los últimos dos meses hasta llegar a la propuesta presentada el viernes pasado, que contempla el pago con una quita en torno al 25%.

 

 

El Gobierno también le propone a Griesa que dé de baja la cautelar después de que se logre derogar las leyes “cerrojo” y de pago soberano en el Congreso argentino, y de que se deposite el dinero correspondiente a todos aquellos bonistas que acepten la oferta de pago antes del 29 de este mes o ese mismo día.

 

Fuentes del equipo económico consultadas por LA NACION consideraron como “positiva” la medida de Griesa de convocar a los holdouts, pero también intentaron bajarle el tono, argumentando que se trata de un “hecho procesal” lógico tras conocerse la oferta de pago de la Argentina. En esa línea, fuentes cercanas a los fondos buitre aclararon en Nueva York que Griesa aún no ha aceptado ningún pedido ni ha dejado sin efecto ningún mandato judicial, y que sólo ha seguido un procedimiento estándar en los tribunales de Estados Unidos para pedir documentos a las partes en litigio.

 

 

“Hubo un pedido del gobierno argentino y se le dio curso a la contraparte para que exponga sus argumentos. Lo veo como una cuestión procesal”, opinó, por su parte, Rodrigo Olivares-Caminal, profesor de la Universidad de Londres y especialista en temas de deuda.

 

No obstante, para Marcelo Etchebarne, socio del estudio Cabanellas Etchebarne Kelly, “lo importante es que hay un proceso abreviado”. “Creo que vamos a tener una audiencia en el corto plazo, donde se resolverá”, aventuró.

 

La semana pasada, cuando la Argentina presentó su oferta de pago, el mediador designado por Griesa, Daniel Pollack, elogió la actitud del Gobierno y especificó que de los seis grandes fondos litigantes, sólo dos habían accedido a la propuesta. Entre los que no acordaron están NML y Aurelius, dos de los demandantes en la causa del pari passu. Pollack, según explican quienes siguen de cerca el litigio, es quien debe convencer luego a Griesa de dar marcha atrás con la cautelar.

 

La Argentina necesita salir del default y volver a los mercados no sólo para pagarles a los holdouts, sino también para poder financiar el déficit fiscal y seguir haciendo un ajuste gradual de la economía. El año pasado, el país cerró con un rojo de 7% del PBI, financiado en gran medida mediante la emisión de pesos por parte del Banco Central y aportes de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). “Cerrar el tema holdouts facilitaría el acceso a financiamiento externo tanto del sector público como el privado, permitiendo atenuar el impacto de las correcciones macro. También ayudaría al Banco Central a concentrarse en reducir la inflación, en lugar de tener que ocuparse simultáneamente de financiar al fisco”, destaca un informe del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés) firmado por Martín Castellano y Ramón Aracena.

 

JP Morgan subió la calificación argentina

 

El banco de inversión JP Morgan, conocido por sus índices de mercados y el cálculo del riesgo país, elevó la calificación otorgada al mercado argentino de MW (market weight) a OW (over weight), para ajustarla a un escenario en el que espera una entrada de capitales al país que iría de 2200 millones a 6200 millones de dólares durante el presente año. La decisión tuvo que ver con las expectativas por nuevas emisiones de deuda, que seguirían al probable acuerdo con los holdouts, la cual conduciría a la Argentina a una mayor participación en el índice de Mercados Emergentes. El banco estimó que esa participación subiría del 1,7% actual al 3,25%, considerando nuevas emisiones de deuda por US$ 12.000 millones de deuda bajo ley de Nueva York.

 

El pedido al juez Griesa

 

“Las medidas cautelares, que fueron necesarias para llegar a una resolución, ahora son un obstáculo para concluir esos acuerdos y arreglos similares con los tenedores de deuda”, escribieron los abogados del país en el pedido al juez.

 

 

 

Fuente: La Nación