Denuncian que faltan dosis en farmacias; debería normalizarse esta semana.

En las últimas semanas, en las que se registró un aumento en los casos de gripe A y se confirmó la muerte de pacientes infectados en distintos puntos del país, la demanda de la vacuna que permite prevenir el virus de la influenza H1N1 se duplicó.

Así lo explicaron a LA NACION los distintos actores sanitarios que intervienen en el proceso de vacunación, desde el Ministerio de Salud hasta las farmacias y los vacunatorios. Pero paralelamente al incremento de la demanda comenzó la denuncia de faltantes de vacunas en las redes sociales. Distintas personas apuntaban a las campañas de prevención y denunciaban que cuando se habían presentado en farmacias para recibir la dosis, se les había informado que había faltantes y que hasta la semana siguiente no tendrían stock disponible.

Desde la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que agrupa a los colegios de farmacéuticos de todo el país y representa a unas 12.000 farmacias, se indicó que no faltaban vacunas. Así lo explicó Ricardo Pesenti, tesorero de la entidad. Según detalló, si el año pasado se vacunaron durante todo el invierno unos 500.000 pacientes de PAMI, este año ya se había inoculado a 727.800. En la COFA estiman que, antes de que termine el invierno, se habrán vacunado en farmacias unas tres millones de personas, entre pacientes de obras sociales como PAMI y IOMA y particulares.

Por ejemplo, la semana pasada, cuando se conocieron casos como el de la ex modelo Raquel Mancini, la demanda de vacunas en farmacias pasó de 15.000 dosis diarias a 30.000. “Puede ocurrir que una persona concurra a una farmacia y le digan que no tienen stock, porque es muy difícil prever la demanda. Pero allí mismo deberían informarle dónde se la puede aplicar o cuándo la van a recibir. La demora no debería ser de más de una semana”, detalló Pesenti.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación se informó que la campaña de prevención de la gripe A destinó 10 millones de dosis a vacunatorios y farmacias para ser aplicadas en forma gratuita a los grupos de riesgo. Esto es embarazadas y puérperas hasta 10 días después del parto, bebes de seis a 24 meses, mayores de 65 años o personas con enfermedades cardíacas, respiratorias o renales crónicas, inmunodepresión, diabetes y obesidad.

También en los centros de vacunación Stamboulian informaron que había stock disponible.