Otra detenida y una conferencia de prensa. La Prefectura sumó una tercera detención por las amenazas de bomba en el departamento de Mauricio Macri, sobre la avenida Libertador.

Patricia Bullrich -ministra de Seguridad- encabezó luego una convocatoria a los medios, en la que advirtió que ese tipo de intimidaciones “no quedarán impunes”. En el Gobierno desestimaron una preocupación por la serie de episodios contra el Presidente y sus familiares, aunque aseguraron que de ese modo quedó expresada la decisión política de investigar y sancionar esos hechos.
“Esta decisión es política de Estado, las amenazas o ataques no quedan impunes. Que la gente sepa que la amenaza no es gratuita, que los vamos a buscar y van a tener un proceso penal “, dijo Bullrich, acompañada por el secretario Eugenio Burzaco y Gerardo Milman, de Seguridad Interior. Personal de Prefectura detuvo anteanoche a María Rita Gómez, en el Puerto de Tigre, cuando regresaba de Uruguay en una de las lanchas comerciales. Se trata de la titular de una de las líneas telefónicas desde las que partieron las intimidaciones en la madrugada del jueves: con llamados al 911 y al 101 -los dos para informar emergencias-, alertaron sobre una presunta amenaza de bomba en el departamento de Libertador 2712 (propiedad del Presidente, ahora ocupado por el titular de la AFI, Gustavo Arribas): “Va a explotar todo”, “Vamos a matar a Macri y a toda su familia”.