Ocurrió alrededor de las 17 del viernes, cuando el presidente comunal Carlos Kaufmann mantenía una reunión en el barrio Leyes con vecinos del lugar, debido a la situación de inseguridad con la que conviven cotidianamente. Pero no hizo falta que los damnificados contaran demasiado de lo que padecen a diario, porque, en ese momento, apareció un grupo de personas portando armas de fuego que intimidaron y amenazaron a los presentes (no hubo disparos), incluido el propio Kaufmann, quien aseguró que los delincuentes los amenazaron de muerte y también con incendiarles las viviendas si no dejan de hacer denuncias contra ellos.
Precisamente, son estos los sujetos que motivaron que los vecinos pidieran una reunión con Kaufmann, cansados de los hechos delictivos. El presidente comunal accedió a la requisitoria y cuando estaban reunidos aparecieron los denunciados y amenazaron a los denunciantes.
Este grupo de malvivientes, que está perfectamente identificado, lo componen unas diez personas que conforman dos familias, que a su vez estarían relacionadas entre sí. Originalmente no son de ese barrio (serían de Santa Fe y La Guardia), y aparecieron allí luego de la última gran inundación, dando inicio a diversos problemas de inseguridad.
Kaufmann comentó que “con la creciente los vecinos de Leyes abandonaron sus lugares y se fueron a la vera de la ruta. Cuando estuvieron en condiciones de volver, lo hicieron y recibieron asistencia. Allí apareció esta gente”, que aprovechó para beneficiarse de esa ayuda, y se asentaron en la zona.
El presidente comunal realizó la denuncia en la comisaría correspondiente, habló con los fiscales y también con el subsecretario de Seguridad Pública, Dardo Simil. “Me preocupa la situación de los vecinos, porque son familias que viven amenazadas y tienen que seguir allí, conviviendo con quienes los amedrentaron. Me preocupa la seguridad de ellos, por eso pedí refuerzo policial para la zona”, dijo Kaufmann.