Se presentaron cuatro ofertas a la licitación para realizar obras de infraestructura urbana en el barrio Yapeyú, al noroeste de la ciudad de Santa Fe, que se llevan a cabo en el marco del Plan Abre.

El acto de apertura de sobres, realizado este viernes en las inmediaciones del barrio, estuvo presidido por el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, acompañado por el intendente de Santa Fe, José Corral; el senador por el departamento La Capital, Emilio Jatón; y el presidente de la vecinal Ceferino Namuncurá del barrio, José Ereñu.

Las ofertas fueron presentadas por EDECA SA con una cotización de la obra por 35.017.861 pesos; OBRING SA, con una oferta de 34.359.372 pesos; COEMYC SA, por 32.118.813 pesos; y PILATTI SA, con una oferta de 31.079.825 pesos. La obra, una de las incluidas dentro del Acuerdo Capital, cuenta con un presupuesto oficial de $28.126.553.

Los trabajos incluyen la construcción de cordón cuneta, estabilizado granular, desagües pluviales y obras complementarias, en el sector comprendido entre las calles Misiones (N), avenida Wast (S), avenida 12 de Octubre (O), y calle Figueroa (E), y zonas aledañas.

La obra vial afecta las calles José Reinares, desde su intersección con Misiones hasta su intersección con Hugo Wast, y las transversales Formosa, Neuquén, Rio Negro, Santa Cruz, La Pampa y Alfonsina Storni, desde su intersección con 12 de Octubre hasta  su intersección con Hno. Figueroa, incorporando aproximadamente 2.500 metros lineales de calzada con 16.895 metros cuadrados de mejorado de ripio y 4.630 metros de cordón cuneta.

También abarca un sistema de desagüe pluvial entubado con 915 metros de conductos terminales (de diámetro 40, 50 y 60 cm) y 250 metros de conducto troncal (de 1,80 x 1,40m),  más accesorios necesarios para el completo funcionamiento del sistema.

Antecedentes

La definición de los trabajos se llevó a cabo mediante un proceso que se inició a principios del año pasado, en la mesa de trabajo de la red de instituciones del barrio en el marco del Plan Abre. Se llevaron a cabo sendas reuniones de las que participaron los vecinos, en las que se definieron los puntos más críticos del barrio de forma colectiva.

De esa manera, se elaboró el proyecto y cuando se hizo la licitación,  las empresas presentaron un presupuesto  muy por encima del oficial con lo cual se cayó. No obstante, la mesa siguió funcionando, y este año se retomó la licitación.