A través de las gestiones oficiales pertinentes, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) elevó la petición de declarar ante la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), al “mate” como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.


La idea, para dar sustento al pedido, es encarar un proyecto que integre la investigación, la extensión y la transferencia, produciendo un corpus de conocimiento acerca de los usos y costumbres en el consumo del mate.
La comunidad podrá también acompañar este proceso haciendo público su apoyo, compartiendo imágenes y relatos sobre su relación con la popular infusión, ya que el organismo internacional valora de manera especial, ese tipo de adhesiones al momento de evaluar una solicitud.
La presentación pública de la iniciativa se llevó a cabo en Paraná, con un acto en Rectorado de la UADER. Allí, el Rector Bioing. Aníbal Sattler expresó que “no se trata de una propuesta menor, porque en el fondo hay una reivindicación que involucra a muchas personas en torno a un ritual cotidiano, que nos acompaña y muchas veces, nos hermana con otros para compartir distintos aspectos de la vida”.
En este sentido, consideró que “más allá de nuestra misión de formar profesionales y técnicos, la Universidad también debe generar espacios y propuestas de este tipo, que revalorizan el patrimonio y de alguna manera generan debates y opiniones”.
Sattler destacó que “rápidamente tuvimos buena acogida de esta iniciativa y las personas se están sumando” y que “esto recién empieza, hay un trabajo de investigación por delante, al cual se sumarán desde las cuatro facultades y actores de la comunidad”.
Finalizó, invitando a todos a colaborar con la “difusión que nos permita magnificar esta campaña”.

Adhesión
Una adhesión importante se dio con la invitación y presencia de Francisco Scutella, artesano, autor de libros, director del Museo Único del Mate en la capital entrerriana, y uno de los principales referentes en lo que a la cultura del mate se refiere.
“Agradezco que la Universidad me haya invitado a aportar parte del resultado de lo vengo haciendo desde hace muchísimos años”, dijo Scutella.
Luego habló de las bondades de la infusión: “El mate tiene propiedades maravillosas, como ser digestivo. Pero a la vez cuando no hay nada para comer, es toda una cena. Acorta distancias, a veces provocada por el orgullo de las personas”.
El reconocido artesano también mencionó “las creencias populares en torno al mate”, como aquella que alude a la ubicación de la pava para que traiga dinero a la casa. Y repasó anécdotas donde la filosofía, la unión, la contemplación y hasta el contacto con un dios, se desprenden de la costumbre de matear. Cerró su intervención agradeciendo nuevamente, “ya que es un orgullo para mí que lo mío sirva a este proyecto”.

El proyecto
La iniciativa surgió desde la Secretaría de Integración y Cooperación, en donde recientemente se puso en marcha la División Museos y Patrimonio. Desde ese ámbito se formalizó la solicitud a nombre del Rector, presentándose en la Comisión Nacional Argentina de Cooperación con la UNESCO, dependiente del Ministerio de Educación y Deportes.
La responsable de la División, Prof. Mariángeles Metivié, precisó que la propuesta “va a implicar unos tres años de trabajo, en el marco del incentivo que quiere dar la UNESCO a que se valore más el patrimonio inmaterial”.
Hizo hincapié en que “tenemos que lograr que se conozca a nivel mundial un poco más la tradición del mate, dado que los jurados que habrán de aprobar la declaración, son japoneses, chinos, estadounidenses, entre otros, y a ellos tenemos que demostrarles que es una costumbre muy arraigada en nuestras sociedades”.