No, no es un verso de un poema, ni el nombre de una canción. Bien podría serlo, pero no. Es una historia que se repite en la ciudad de Santa Fe (y también localidades aledañas como Santo Tomé) y, al parecer, no encuentra su fin.


En esta oportunidad, los desconocidos piromaníacos atacaron un vehículo en la zona de Ruperto Godoy al 3900, esto es en barrio Schneider en el centro oeste de la capital provincial.
Fuentes policiales indicaron que el hecho se produjo minutos después de la 1.30 en un domicilio de la mencionada zona, lugar donde un Ford Escort color gris estaba estacionado en lo que sería el patio delantero de una vivienda. La dueña, una mujer de 53 años, escuchó un fuerte ruido y, al salir a la puerta, notó que su auto se prendía fuego.
En el lugar trabajó personal de la Agrupación Bomberos Zapadores, peritos y agentes de la Policía de Investigaciones. Se determinó que el auto estaría en desuso y fue afectado casi en su totalidad. Por este caso no hubo detenidos.

Otro vehículo incendiado en la mañana de este domingo
Según se supo, se produjo un segundo caso de quemacoches en la mañana de este domingo. Minutos después de las 6, bomberos acudió a un aviso por el incendio de un Peugeot 504 en la zona de Rivadavia al 8000, en el norte de la ciudad. El auto también estaría en desuso y, tras el siniestro, terminó con daños totales.