El superintendente de Seguros de la Nación, Edgardo Podjarny, fue privado de su libertad y golpeado salvajemente durante tres horas por un grupo de desconocidos armados, que también ingresó a su domicilio, donde se encontraba su familia.

El episodio, que está siendo investigado por la Fiscalía de Instrucción N°1, fue confirmado por el vicesuperintendente del organismo, Guillermo Bolado, quien indicó que todo se inició alrededor de las 20 de anoche, cuando Podjarny ingresó junto a un empleado en el garaje de la Superintendencia de Seguros, tras una jornada de trabajo, y fue sorprendido por al menos tres sujetos, quienes “sabían su nombre, su cargo y dónde está su domicilio”.

El funcionario, en declaraciones al canal TN, indicó que Podjarny y el otro empleado estuvieron privados de su libertad durante unas tres horas por uno de los sujetos, mientras que los otros dos ingresaron a su domicilio en el barrio porteño de Palermo, en presencia de su familia, revisaron su cuarto y se marcharon. En el domicilio estaban la esposa de Podjarny y sus hijos, de 22 y 17 años.

Según lo relatado por Bolado, no fue un secuestro al boleo, sino que al funcionario lo “llamaron por su nombre” y sabían de su cargo. “Sabían dónde vivía, sabían todo, mínimo tres personas armadas intervinieron”, aseguró Bolado, aunque dijo desconocer si intervinieron más delincuentes en el “operativo grande”. Podjarny tuvo que ser internado en el hospital Bazterrica por los golpes recibidos.

Fuentes cercanas a Podjarny apuntan que el hecho podría haber sido motivado por recientes investigaciones en la Superintendencia a elementos que operan en negro en el mercado de seguros. Los asaltantes le habrían dicho en repetidas ocasiones al titular de la SSN: “Queremos el papel”. “No queremos hacer un juicio de valor, pero no descartamos ninguna hipótesis. Hacía más de 10 años que no se denunciaba a una aseguradora y nosotros lo hicimos”, apuntó Bolado a Clarín.