La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana de Rosario decomisó en la mañana de este miércoles unos 60 kilogramos de embutidos y lácteos que estaban siendo transportados en un vehículo que no contaba con equipos de refrigeración, por lo que los alimentos habían perdido la cadena de frío.

Personal de la Dirección General de Tránsito y Guardia Urbana Municipal procedió al secuestro y descomiso de la mercadería.

La intervención tuvo lugar en el marco de un nuevo operativo vehicular realizado en Grandoli y Ayolas, tendiente a la generación de espacios seguros. Al momento del control, el conductor del utilitario presentó la documentación correspondiente pero al descubrir la carga los agentes comprobaron que el vehículo no contaba con los equipos de refrigeración para trasladar este tipo de alimentos.

El cargamento estaba compuesto por morcillas, chorizos y lácteos que fueron decomisados por el personal municipal para luego ser destruidos debido a su peligrosidad para el consumo humano.

El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Gustavo Zignago, expresó que “es importante la continuidad que están teniendo este tipo de acciones para proteger al ciudadano de aquellos que tomando decisiones individuales ponen en riesgo nuestra integridad”.

Cabe destacar que el operativo contó con la presencia de efectivos de la Unidad Regional II y dejó como saldo, además, la remisión de siete vehículos y el traslado al corralón municipal de dos autos abandonados.