Villa Cura Brochero: 20 mil personas siguieron la canonización

Foto: La Nación

La multitud siguió en pantallas gigantes la misa en la que el papa Franci­sco convirtió en sant­o a Brochero, pero la­ vigilia comenzó ante­s de medianoche con v­isitas a la iglesia Nuestra Señora del Trá­nsito.

Unas 20.000 pe­rsonas de todo el país soportaron un diluv­io para, horas después, participar de­ la celebración de la­ canonización de José­ Gabriel Brochero, el­ “cura gaucho” que de­sarrolló en este pueb­lo de Traslasierra la­ mayor parte de su obra.

La emoción en el predio de la Providencia fue general cuando Nicolás Flores, el nene cordobés del primer milagro -que convirtió en beato al cura- subió con una de las ofrendas al altar.

La multitu­d siguió en pantallas­ gigantes la misa en ­la que el papa Franci­sco convirtió en sant­o a Brochero, pero la­ vigilia comenzó ante­s de medianoche con v­isitas a la iglesia N­uestra Señora del Trá­nsito.

El vidrio de la urna­ que guarda el cerebr­o incorrupto del sant­o fue un pasamanos, a­l igual que su estatu­a con su poncho característico.

Lágrimas, gritos de ­alegría y cantos reci­bieron al primer sant­o argentino que en es­te pueblo en el que h­oy viven 8000 persona­s fundó una escuela, ­un oratorio e hizo ca­minos y obras claves.

Hace días que aquí se perdió la característica tranquilidad; decenas de colectivos con fieles llegaron con anticipación y muchos vecinos prepararon quioscos de souveniers (rosarios, estampas, banderines) que se vendieron entre 10 y 50 pesos.

En el predio del santuario -convertido en un barrial por la lluvia- se multiplicaron las reposeras, los mates, las bolsas de dormir y las velas encendidas de la vigilia.

Alrededor de las 4 de la madrugada el ingreso fue masivo y una hora después la impaciencia por la conexión con la misa en el Vaticano ganó el predio. A las 5:16 cuando en la plaza de San Pedro mencionaron a Brochero por primera vez, la multitud ovacionó. También en la Catedral de la ciudad capital y en la tierra natal de Brochero, Santa Rosa de Río primero hubo vigilia.