Desde temprano, aviones iraquíes apoyados por la coalición internacional y milicias kurdas continuaron atacando posiciones del Estado Islámico (EI) en el frente de Jazer.

La aviación iraquí y sus aliados continuaron este martes bombardeando posiciones del grupo islamista radical EI en varios frentes y avanzan en su objetivo de recuperar esa localidad, la más grande bajo control yihadista en el país asiático, mientras la ONU se declaró “en alerta máxima” para enfrentar la “larga y compleja” crisis humanitaria que se avecina por la ofensiva militar.

Desde temprano, aviones iraquíes apoyados por la coalición internacional y milicias kurdas continuaron atacando posiciones del EI en el frente de Jazer, a unos 17 kilómetros al noreste de la ciudad de Mosul.

Grandes columnas de humo se elevan de las poblaciones de Bartala y Al Hamdaniya, situadas en esa zona y en manos de los yihadistas, según informó la agencia de noticias EFE.

Las fuerzas kurdas “peshmergas”, las principales en el frente de Jazer, mantuvieron el acoso iniciado el lunes contra la milicia radical en la localidad de Bartala.

Fuentes kurdas, citada por la cadena CNN, apuntaron que el ataque se efectúa desde la vecina Basejra, uno de los pueblos de la región de Al Hamdaniya conquistados el lunes por las fuerzas iraquíes y kurdas durante el primer día de ofensiva.

El EI ya fue expulsado de más de una decena de localidades en esta región y al sur de Mosul, donde se ubica otro de los frentes de combate.

En ese frente sureño, las tropas iraquíes tienen ahora como objetivo la población de Al Zawiya, que pretenden cercar como paso previo a su ataque a la comarca de Al Shura, uno de los bastiones del EI.

Sin embargo, desde el ejército sirio denunciaron que existe un plan para ayudar a huir a los milicianos yihadistas de Mosul hacia Siria, perpetrado por Estados Unidos y Arabia Saudita.

En tanto, en Bagdad este martes por la mañana, miles de iraquíes convocados por el clérigo Al Sadr, se manifestaron en contra de la intervención turca en el país.