10.7 C
Santa Fe
lunes 2 de agosto de 2021

Comenzó el diálogo entre el chavismo y la oposición

Te puede interesar

Representantes del oficialismo y la oposición iniciaron finalmente en Caracas una “reunión exploratoria” con el objeto de destrabar la severa crisis política, institucional, económica, social y humanitaria que sufre el país.La confirmación del encuentro, en las instalaciones del museo Alejandro Otero, llegó cerca de las 21 (las 22 en la Argentina), cuando la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) opositora informó que enviaría representantes, luego de una tensa jornada en la que su participación estuvo en duda.

La MUD anunció que concurrirían su secretario ejecutivo, Jesús “Chúo” Torrealba, así como delegados de tres de los cuatro mayores partidos de la alianza pero no de Voluntad Popular (VP), la agrupación que dirige el ex alcalde preso Leopoldo López, que consideró en un comunicado que “no están dadas las condiciones” para conversar con el chavismo.

La coalición advirtió en una declaración que la de esta noche era apenas “una reunión exploratoria convocada por el Vaticano para definir los elementos que contribuirían a la realización de un eventual diálogo con representantes del gobierno”.

Agregó que junto a Torrealba asistirían dirigentes de los partidos Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Un Nuevo Tiempo (UNT) pero no de VP, aunque las cuatro agrupaciones y el secretario ejecutivo acordaron llevar tres condiciones a la mesa de conversaciones.

La primera es “exigir el fin de la represión y la persecución contra los demócratas y el pueblo”, y advirtió que sus representantes “se comprometen a levantarse del espacio de diálogo en caso de no ser resueltas las demandas en el corto plazo”.

También aclaró que VP prometió que, “de lograrse las condiciones planteadas”, se incorporará al diálogo “para contribuir de manera significativa con el proceso de cambio”.

Asimismo, señaló que “todos los partidos se comprometen a mantener la agenda de lucha anunciada al país para lograr el cambio político urgente, lo que incluye la evaluación parlamentaria de la responsabilidad política del presidente de la república (Nicolás Maduro) en la crisis humanitaria y la agenda de lucha social, en la calle y con el pueblo”.

En este último aspecto, la MUD convocó para el jueves próximo a una movilización con el propósito de llegar hasta el palacio presidencial de Miraflores.

Finalmente, junto a Torrealba concurrieron al museo los dirigentes Henry Falcón, Carlos Ocariz y Timoteo Zambrano.

La presencia de los delegados de la MUD era aguardada desde horas antes en el museo por Maduro, junto a la canciller, Delcy Rodríguez; el hermano de ésta y alcalde del municipio caraqueño Libertador, Jorge Rodríguez, y el diputado Elías Jaua, por parte del chavismo.

Todos ellos son próximos a Maduro dentro del también heterogéneo conglomerado que es el oficialismo.

También participaron del encuentro el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), el ex presidente colombiano Ernesto Samper, y los ex mandatarios español José Luis Rodríguez Zapatero y panameño Martín Torrijos.

Además, estaban allí el nuncio apostólico en Caracas, Aldo Giordano, y el italiano Claudio María Celli, ex presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales.

El diálogo entre el oficialismo y la oposición venezolanos es impulsado desde hace al menos ocho meses por la Unasur, que designó como facilitadores Rodríguez Zapatero, Torrijos y el ex presidente dominicano Leonel Fernández.

Esa iniciativa recibió declaraciones de apoyo de los gobiernos de España, Estados Unidos y la mayoría de los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) así como de la Unión Europea (UE).

Semanas atrás se sumó activamente el Vaticano, que designó como representante especial del papa Francisco al nuncio apostólico en la Argentina, el suizo Emil Paul Tscherrig.

El diálogo entre el chavismo y la oposición es visto por diversos analistas como la última posibilidad de destrabar la severa crisis política, institucional, económica, social y humanitaria que sufre Venezuela.

Esa situación se agravó en las últimas semanas por la decisión de tribunales regionales y el Consejo Nacional Electoral (CNE) -todos ellos bajo control del chavismo- de denegar la realización de un referendo revocatorio del mandato de Maduro, impulsado por la oposición.

El último antecedente de un diálogo entre el chavismo y la oposición se remonta a 2014, en medio de las protestas cotidianas que se extendieron entre febrero y junio y causaron 43 muertos y cientos de heridos y de denuncias de violación de derechos humanos, según datos oficiales.

En aquella ocasión, la MUD abandonó el diálogo tras la cuarta reunión, y adujo que el gobierno no había cumplido los compromisos asumidos en los encuentros previos.

[comentarios]

Últimas noticias