Los diputados y senadores nacionales recibieron un 47 % de aumento de sus sueldos durante octubre, por lo que un legislador ya cobra 85 mil pesos sin contar el desarraigo y los viáticos. La nueva situación económica despertó polémica ya que para algunos beneficiados es demasiado dinero en un contexto desfavorable para tantos argentinos.

Consultada al respecto por Roberto Caferra (Radiópolis, Radio 2), la diputada nacional del Partido de los Trabajadores socialistas (PTS) en el Frente de Izquierda, Myriam Bregman, confirmó la suba y recordó que ella cobra, actualmente, el mismo salario que los docentes. “Donamos las dietas y cobramos lo mismo que un docente”, dijo en relación a su compañero Nicolás del Caño, ex legislador del PTS.

En octubre, todos los senadores y diputados cobraron en promedio unos 85.000 pesos de bolsillo, lo que significa un 47 % de aumento respecto de enero pasado. Los aumentos se aplicaron por decisión conjunta de ambas cámaras, presididas por Gabriela Michetti (Senado) y Emilio Monzó (Diputados). En marzo ya habían recibido un aumento del 31%, que también lo percibieron los empleados legislativos, pero ahora duplicaron los gastos de representación de $10 mil a $20 mil.

Bregman consideró: “Creo que no es inocente que alguien gane 140 mil pesos y otra persona gane 15 mil y esté peleando por llegar a fin de mes” y agregó: “Alguien que gana eso empieza a reproducir prácticas alejadas de la gente común. Es la casta política de la que se habla”.

Según informó el diario La Nación, también tuvieron aumentos en el cobro por desarraigo (lo que reciben los diputados y senadores del interior) y en los pasajes aéreos y terrestres en caso de necesitarlos.

El desarraigo, que sube automáticamente con la dieta (así se le llama al sueldo de los legisladores), pasó de $13 mil a $18 mil. Los valores de los pasajes terrestres pasaron de $297 a $500 y los aéreos de $690 a $1500. Así, la totalidad de lo que cobraban por mes pasó de $18.500 a $40.000.

Néstor Pitrola, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, hizo público el aumento y mostró su desacuerdo: “Un diputado gana $145.000 con el nuevo precio de pasajes y representación: 18 veces más que los $ 8000 que ganan la mitad de los trabajadores!”, escribió en Twitter.

“La dieta aumentó 31%, se duplicó el desarraigo y la representación y aumentó más de 100% el pago de pasajes”, detalló luego en diálogo con radio Mitre.

Y opinó: “Es absolutamente obsceno si uno lo compara con el salario medio de la economía. Nosotros tenemos un proyecto para que un diputado gane cuatro salarios mínimos, que hoy sería $30 mil porque el salario está $7.560, y si quieren aumentarlo, que aumenten el salario mínimo”.

Por su lado, el presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, admitió hoy que va a “analizar si corresponde” el aumento del 47 % en las dietas porque esos ingresos son una “forma de financiar la política”, a la vez que opinó que los legisladores que “se quejan” del incremento deben “donar el excedente al (Hospital) Garrahan”.

El diputado aseguró que “todavía” no pudo constatar en su cuenta bancaria el aumento del 47 % que habrían recibido los legisladores, y que “mañana lunes” se va a “informar bien”.

De todas formas, cuestionó la medida, ya que “hubiera hecho otra cosa” como “asignar aumentos a los sectores más rezagados”, dijo en diálogo con radio Milenium.