Peritos del Tribunal Nacional de Tasación comenzaron esta mañana a tasar la casa de Cristina Kirchner en esta ciudad. Mientras ellos están adentro del chalet, en la puerta aguardan tres camionetas de la Gendarmería Nacional.

El operativo para tasar la vivienda se inició sin inconvenientes, las tasadoras esperaron la llegada de un abogado local ante quien leyeron el oficio, y luego ingresaron sin resistencia por el portón lateral de la casona.

La tasación fue ordenada en el marco de la causa Los Sauces, una de las sociedades de la familia Kirchner que se dedica a la administración y alquiler de propiedades.

El domingo, la ex presidenta había adelantado por Twitter que su casa en Santa Cruz iba a ser allanada. No hubo orden de allanamiento, sino de tasación sobre las propiedades de la sociedad familiar.

Los Sauces SA es otra de los sociedades que mantienen Cristina Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia, a través de las cuales adquirieron inmuebles, traspasaron propiedades y generaron dividendos a partir del cobro de alquileres.

Los inquilinos de sus propiedades eran Cristóbal López y Lázaro Báez . La diputada nacional Margarita Stolbizer denunció esta operatoria que ahora investiga el juez Claudio Bonadío.

La casa de Mascarello es un caso particular y es observada por la justicia: en las declaraciones juradas de Los Sauces se declara una compra en agosto de 2010 y que su valuación era de $ 964.320. Sin embargo, ante el Registro de la Propiedad Inmueble esta operación figura efectuada dos años después, en 2012 tal como lo revelo La Nación en marzo pasado.

En el registro catastral se indica que fue adquirida por Negocios Patagónicos SA (propiedad de Osvaldo Sanfelice, socio de Máximo Kirchner) el 21 de octubre de 2011 y declara que la compra se hizo por 200.000 pesos. Y el asiento 12 indica que Los Sauces SA compró el inmueble un año después por la suma de 250.000 dólares.