Mauricio Clavero, el fiscal de Rufino que expuso que la Justicia Federal nunca investigó sus denuncias por drogas, recibió una dura reprimenda de parte del fiscal regional por “entrometerse en temas que no son de su jurisdicción”.


Clavero alcanzó relevancia provincial cuando expuso a mediados de octubre que 15 casos de narcomenudeo en la localidad, aglutinados en cuatro denuncias, nunca habían sido investigados por el juez federal Marcelo Bailaque, que había recibido las carpetas.
Sus declaraciones, que derivaron en movilizaciones de la comunidad para respaldar los planteos del fiscal, generaron revuelo en las más altas esferas del Ministerio Público de la Acusación (MPA), al punto que este miércoles Clavero fue indagado por su colega de Melincué, Matías Merlo.
“A mí se me inicia una investigación en el día de ayer por una instrucción del fiscal regional, por haberme excedido en mis funciones cada vez que denuncié casos de narcotráfico y narcomenudeo en Rufino y la zona, que es mi jurisdicción”, sostuvo el funcionario. “La función de un fiscal no puede circunscribirse a desconocer delitos federales. Cuando se instauró el nuevo sistema penal en la Provincia, el fiscal general Julio De Olazábal nos dio una charla en la que nos pidió a todos los fiscales el compromiso de abrirnos a la comunidad, de interiorizarnos en las problemáticas de las víctimas, de aquellas personas que sufren un delito. Yo entiendo a la droga como un flagelo que atraviesa a toda la sociedad y que está presente en casi todas las situaciones delictivas que sufren los ciudadanos“, agregó.
El funcionario judicial relató que se vinculó a la problemática de la droga en su pueblo “a raíz del pedido de un papá, que descubrió que su hijo fumaba porro y me pidió consejo sobre cómo abordar la situación. Luego vinieron otras denuncias respecto a otros chicos, que iban todos al mismo club. Cuando empezamos a investigar, descubrimos que acá en Rufino a los chicos les venden el porro con marihuana mezclada con cocaína, para hacerlos más adictivos. ¿Cómo restarle importancia a eso, cómo mirar para un costado? ¿Cómo hacer caso omiso cuando el 80% del delito de la ciudad de Rufino está relacionada con el consumo de estupefacientes?”, se preguntó.
Clavero prosiguió “Yo soy un funcionario público. A mí los vecinos de la provincia de Santa Fe me pagan el sueldo para que me dedique 100% a perseguir el delito. Lo que hice fue informar a la Justicia Federal de los casos de narcotráfico y narcomenudeo que hay en mi jurisdicción. Enfrentar este tipo de organizaciones criminales es exponer tu vida y la de tu familia. Detrás de esta falta de apoyo del Estado hay un mensaje nefasto, para toda la Policía y para todos los funcionarios judiciales que deseen investigar el narcotráfico”.
El fiscal indicó que a lo largo del día de hoy recibió un fuerte apoyo de muchas personas de la política, “sin distinción de partidos” y de toda la comunidad de Rufino. Quien también se expresó públicamente a favor de Clavero fue el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro. Hacia el final de la nota, el letrado dijo desconocer el rumbo que seguirá la causa, pero insistió: “Hice lo que tenía que hacer, moral y éticamente. Yo no puedo no actuar frente al delito”.