Se trata del secretario general del club, a quien días atrás le balearon la casa y recibió llamados de extorsión.

Claudio Martínez, secretario general de Newell’s, presentó la renuncia a su cargo este lunes, tras recibir nuevas amenazas de parte de la barra brava.

Víctima de una pelea interna de los violentos, el dirigente había recibido llamados de extorsión e incluso había encontrado su casa baleada, días atrás.

Además, un episodio similar vivió el vicepresidente de la Lepra, Cristian D’Amico, quien resistió 20 disparos cuando viajaba en su camioneta, junto a su hijo de 10 años.