Esta mañana se conoció que en el establecimiento, ubicado en Blas Parera al 7500, desconocidos forzaron rejas y rompieron parte de las instalaciones.

Beatriz Albizu (LT10)

A principios de año, la escuela Centenario de Bolivia –sita en Blas Parera al 7500– ya había sido blanco de robos. Ayer por la tarde, se produjeron hechos vandálicos tras romper las rejas de un aula y se registraron destrozos.

Según expresó Beatriz Albizu, coordinadora pedagógica de la Región IV del Ministerio de Educación, “todo hecho de vandalismo refiere a una acción que hay que pensar en el plano social porque, evidentemente, cuando se ingresa a un espacio público y hay algo que tenemos que poder leer en el emergente”.

En contacto con LT10, la funcionaria consideró que “siempre es un hecho que nos pone en jaque a cualquier unidad escolar, al equipo directivo, a los chicos. Es una intervención de violencia dentro de ese espacio, a veces, con las propias producciones de los alumnos”. En esa misma línea, Albizu sostuvo que los casos de vandalismo, no de robos, “dan cuenta de otras situaciones”. “Es muy triste, hay que recuperarse para poder pensar cómo intervenimos ese espacio, cómo cobijamos a los chicos y cómo pensar juntos otros modos vivir el espacio público”, definió.