El padre del último sobreviviente de la tragedia aérea de Chapecoense adelantó que su hijo tiene la aprobación de los médicos para retornar a las canchas cuando se recupere.

El jugador del Chapecoense Helio Neto, que perdió a diecinueve de sus compañeros el pasado lunes en el accidente de avión que tuvo lugar en Colombia, podría incluso volver a jugar al fútbol, según informó su padre en las redes sociales.

“Quiero informar con mucha satisfacción y felicidad de que mi hijo está cada vez mejor. Acaba de someterse a una cirugía en la pierna y los médicos afirman que volverá al fútbol”, comunicó el progenitor del defensa, Helam Marinho Zampier, en un mensaje publicado en su perfil de Facebook.

Neto viajaba en el avión que trasladaba al club de Chapecó rumbo a Medellín para disputar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana frente a Atlético Nacional cuando el avión se estrelló, provocando la muerte de 71 de los 77 pasajeros.

El zaguero sufrió un traumatismo craneal en el siniestro y fue sometido a varias cirugías.

“Agradezco las oraciones y (pido que) continuemos con ellas, pues todavía necesitamos todas las confirmaciones y el alta médica para poder verle de cerca”, dijo Helman Marinho, quien confesó en el mismo mensaje sufrir una “gran ansiedad” por todo lo ocurrido.

Además de Neto, otros dos jugadores de Chapecoense sobrevivieron a lamentable episodio. El arquero Jackson Follman, quien sufrió la amputación de su pierna derecha, y Alan Ruschel, quien pese a sufrir una lesión en la columna no corre riesgo de quedar parapléjico, tal y como se temió en un principio, según informaron fuentes médicas.