Un día después de recibir el alta médica, el defensor brindó una conferencia de prensa en el estadio del Chapecoense donde se mostró muy emocionado y se ilusionó con volver a las canchas.

Alan Ruschel, el primer sobreviviente de la delegación de Chapecoense en recibir el alta tras el accidente, aseguró hoy que su idea es volver a jugar al fútbol. “No tengo palabras para explicar lo que siento. Es una mezcla de sensaciones. Una alegría muy grande por estar acá de nuevo, pero al mismo tiempo una tristeza por haber perdido a muchos amigos”, expresó entre lágrimas en el Arena Condá.

Vestido con la camiseta del Chapecoense, Ruschel declaró: “Como dije tras el accidente, voy a seguir para adelante honrando a los que fallecieron y a sus familiares que hoy están doloridos. Voy a hacer todo para volver a jugar, con mucha paciencia. Pero voy a hacer todo para darle alegrías a la gente”. Y calculó seis meses entre el tiempo necesario para la recuperación de la columna y el fortalecimiento de los musculos.

En un tono más reflexivo, el lateral manifestó: “Lo que me llevo como lección es que hay que vivir la vida, aprovecharla y hacer el bien. Uno no sabe qué va a pasar dentro de 10 minutos”. Y también le dedicó unas palabras a los médicos: “Lo que hicieron por mí durante estos días no tiene explicación”.

A la hora de recordar a sus compañeros, Ruschel sostuvo que en el último tiempo el grupo se había unido mucho. “Eramos más que un equipo, eramos una familia. En los últimos meses fueron muchos partidos que hicieron que compartieramos más tiempo con el equipo que con nuestras familias. Más allá de colegas de trabajos eramos amigos, y por eso habíamos llegado hasta donde llegamos”, explicó.