La intendenta valoraría una presencia más fuerte de las fuerzas federales. Garantizó control pero pidió respeto de las normas. “Cerramos un año muy complejo”, destacó y auguró un 2017 “muy bueno para Rosario” en el que se puedan concretarse las obras con financiamiento de la Nación.

La intendenta hizo una especie de balance de 2016 en el estudio de Radio 2. Consideró que fue un año “muy complejo” y se refirió a los hechos de violencia. En ese sentido, admitió que ve menos gendarmes de los que esperaba y aunque no cree que sea su presencia la solución a la problemática de la inseguridad, admitió que prefiriría ver más agentes federales. También se refirió a los controles urbanos, garantizó las acciones del Estado municipal pero pidió a los vecinos que respeten las normas. Auguró un 2017 “muy bueno para Rosario” en el que espera se concreten las obras que esperan financiamiento del gobierno nacional.

En diálogo con los periodistas Roberto Caferra y Evelin Machain en el programa Radiópolis, Mónica Fein consideró que 2016 “fue un año muy complejo y violento pero hemos concretado un plan de obras en 35 barrios, accesos y seguimos haciendo cloacas para que al terminar la gestión no quede ninguna. Trabajamos en la transformación de cada barrio”, empezó.

Consultada sobre la supuesta estigmatización de Rosario como una ciudad violenta, señaló: “Lo planteé en el sentido de que se decía que la inseguridad y la violencia estaba sólo en Rosario y desde ese lugar sí me pareció que había una estigmatización. Hoy creo que está más involucrado el gobierno nacional y rompe con esto que es un problema sólo de Rosario”.

Luego, fue interrogada acerca de la encuesta realizada por Televisión Litoral que determinó que la mayoría de los consultados no cree que el acuerdo Nación-Provincia haya mejorado la seguridad. “Hay pocos gendarmees. Estamos haciendo otras tareas muy valorables con el gobierno nacional, se detienen narcotraficantes lo que es un gran avance y lo rescato, eso se hace en coordinación con el gobierno provincial pero me gustaría ver más gendarmes aunque sé que no es la solución (a la inseguridad)”.

Luego, continuó en ese sentido: “No sé si están los mil y pico mandados por el gobierno nacional. Rescato la tarea de investigación y el combate al delito complejo pero la visión del número de gendarmes es menor al esperado”, insistió.

Controles y normas

La jefa de gobierno municipal se refirió a los controles que efectúan sobre el tránsito, el uso del espacio público y los comercios. “Creo en una ciudad donde se ejerza el control con fuerza”, sostuvo pero hizo mención a la encuesta de Televisión Litoral acerca del cumplimiento de la norma: “Reveló cuánto nos cuesta ser nosotros actores de convivencia, es un gran debate de cómo el Estado puede controlar en una sociedad que no incorpora la norma en lo cotidiano”, apuntó.

Se le consultó sobre el caso del bar Nómade, ubicado en Ovidio Lagos 68 bis, cuyos vecinos presentaron quejas por ruidos molestos. Fein observó: “Todos los bares deben cumplir las normas. Si está habilitado como bar con amenización musical no puede hacer números en vivo”.

“Entiendo a los artistas, se enojan con el Municipio. Yo amo esa actividad cultural pero el lugar tiene que convivir con los vecinos. Me encanta que las bandas puedan actuar pero se tienen que cumplir con las normas para convivir con los vecinos, acordar horarios, los bares tienen que tener condiciones que permitar convivir con los habitantes cercanos”, subrayó.

Sobre las picadas ilegales de autos que suelen realizarse en la zona norte de la ciudad, expresó: “Las áreas de Control evitaron varias y se construyeron retardadores en algunos lugares, sobre todo en los ingresos de clubes. Es una forma de dificultar el paso de estos autos que suelen ser muy bajos. Son acciones urbanas pero vamos a fortalecer nuestras áreas de control en toda la ciudad porque se pone en riesgos vidas. Es responsabilidad del Municipio pero es difícil porque las picadas se arman en pocos minutos pero confió en que las barreras físicas aporten a evitarlas”.

2017

De cara al año que viene, la intendenta trajo a colación el tema del presupuesto 2017 que está en debate en el Concejo y que incluye un endeudamiento por 200 millones de dólares cuyo objetivo es generar obras de infraestructura para Rosario. Fein explicó que precisan recursos porque está planificada la realización de mil cuadras de pavimento definitivo, la finalización del ciento por ciento de las cloacas para terminar con las zanjas y el desarrollo de un transporte público con sistema eléctrico. En ese sentido, recordó que en 1998 se tomaron préstamos para la construcción del nuevo hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), la Maternidad Martin, los centros municipales de distrito Sur, Sudoeste y Centro, accesos a la ciudad y la avenida Garanderos.

“Estamos tramitando recursos para que llegue a término el Metrobus norte. Ayer estuvo (el jefe de Gabinete) Marcos Peña en Rosario, tenemos proyectos para financiamiento internacional presentados para transformar la zona de El Mangrullo –ejemplificó– Esperamos que nos financie el gobierno nacional”, manifestó y destacó sobre el gobierno macrista: “Nos escuchan y toman en cuenta nuestros proyectos. Esperamos que el año que viene sea el de la concreción de esos proyectos”.