28 C
Santa Fe
sábado 4 de diciembre de 2021

Peña Nieto no logra contener la furia por el “gasolinazo”

Foto: La Nación

Te puede interesar

Ante el desborde social, con saqueos y un muerto, la Iglesia pidió que se revea la suba del precio del combustible.

Saqueos, protestas, más de 500 detenidos y hasta un policía muerto. Así se encuentra México, colapsado por la revuelta social que se desató el domingo pasado tras la decisión del gobierno de aumentar los precios del combustible en hasta un 24%. Ante la escalada de los hechos de violencia, la Iglesia pidió ayer al gobierno mexicano frenar el “gasolinazo”, nombre que adjudicaron los mexicanos a estos fuertes incrementos.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) llamó al gobierno de Enrique Peña Nieto a reflexionar sobre esta subida abrupta de tarifas y pidió a los ciudadanos “manifestarse de manera pacífica y creativa”. “Exhortamos a las autoridades civiles a reconsiderar seriamente, dado el contexto nacional y las variables internacionales, esta medida que afecta a todo el país, especialmente a los más pobres”, señalaron los obispos en un comunicado.

Para la Iglesia es primordial ser sensibles a las necesidades cotidianas de la gente. Monseñor Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la CEM, pidió a las autoridades “mirar desde abajo y no sólo desde arriba” y afirmó que no es correcto imponer leyes sin considerar la realidad que padece la sociedad y en particular los más desamparados.

El secretario general también criticó el frenesí de saqueos a los comercios. “No estamos de acuerdo con los robos, ni la toma de gasolineras ni nada que tenga que ver con la violencia o con la violación del derecho de terceros. Esas cosas son contrarias a la ley, a la moral, a la ética”, afirmó. También se mostró preocupado ante la posibilidad de que se involucre al ejército y a la policía federal para contener los actos vandálicos.

Furia desatada

La ola de saqueos continuó en la madrugada de ayer y sembró psicosis en la población. “No pudimos dormir en toda la noche. Ayer no salimos de casa en todo el día ni dejamos a los chicos jugar en el parque. Todos los comercios cerraron desde temprano. El único que abrió fue una tienda de muebles y aparatos eléctricos y fue saqueada antes del mediodía. Tenemos miedo”, dijo una mujer de 48 años que vive a 40 kilómetros de la capital.

Hasta ahora se registraron más de 500 detenidos, la mayoría en la ciudad y en el estado de México. En la capital murió un policía al ser atropellado por impedir un robo en una estación de servicio. El secretario de gobierno del estado de México, José Manzur, informó que se contabilizaron 346 detenciones hasta ayer. Imágenes de video en Veracruz mostraron cómo civiles se llevaban distintos productos aprovechando el caos. Uno de ellos explicó a la cámara que había robado porque se le había hecho “fácil”.

El descontento social no es el único efecto del alza de los combustibles. Otra consecuencia será la suba de un 20% del precio de la tortilla de maíz, muy consumida por los sectores más pobres.

Algunos expertos estiman que los saqueos fueron incentivados por mensajes en cadena lanzados por las redes sociales mediante los “bots” (mensajes automatizados) para desvirtuar las protestas contra el aumento de los combustibles. El portal de la agencia Apro señaló que el sitio Pastebin.com identificó un total de 485 cuentas falsas o “bots” en Twitter que promovieron el pánico colectivo bajo el hashtag #PeñasaqueaunWalmart.

Pero no todo es descontrol. Algunos optaron por otra vía y ayer marcharon a la residencia presidencial para rechazar el “gasolinazo”. “¡Abajo la reforma energética!”, señalaba una pancarta de una mujer mientras un hombre a su lado afirmaba que el petróleo “es del pueblo”.

Peña Nieto sostiene que esta medida es necesaria para mantener la estabilidad económica y que es producto de la subida de los precios internacionales.

[comentarios]

Últimas noticias