Cancillería envió una nota a la embajada británica tras el ataque a la imagen de la Virgen de Luján que hay en el Cementerio de Darwin


La cancillería argentina presentó hoy una nota ante la la Embajada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, manifestando el repudio del Gobierno Argentino frente a las informaciones sobre actos de vandalismo ocurridos en el Monumento a la memoria de los soldados argentinos caídos en el Conflicto del Atlántico Sur, ubicado en el cementerio de Darwin, en las Islas Malvinas, y exigió su inmediato esclarecimiento.

darwin

“Los daños al Monumento, cuya construcción fue posible gracias a la Declaración Conjunta suscripta por la República Argentina y el Reino Unido el 14 de julio de 1999, resultan particularmente lamentables teniendo en cuenta la reciente firma por ambos Gobiernos de los instrumentos que permitirán, con la colaboración de la Cruz Roja, la identificación de los soldados argentinos inhumados sin identificar en el cementerio de Darwin”, reza el comunicado y añade que la Cancillería manifestó que dicho acuerdo -un “avance significativo en tan sensible cuestión humanitaria”- no se condice “con la intolerancia y violencia demostrada por quienes atentaran contra el lugar de descanso de los combatientes argentinos caídos en 1982”.

“El Gobierno Argentino reafirmó una vez más sus legítimos derechos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que son parte integrante del territorio nacional”, concluye el comunicado.

Ayer, el argentino Sebastián Socodo, quien reside en la Isla Soledad y está encargado del mantenimiento y cuidado del Cementerio de Guerra y Monumento a los Caídos en Malvinas del Cementerio de Darwin, informó a la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur la imagen de Nuestra Señora de Luján fue violentada y fue destrozado su rostro, aplastando la Corona.

En junio de 2012 habían atacado el mismo lugar. En aquella oportunidad, dañaron el blindex que protege la ermita donde se encuentra la imagen de la Virgen de Luján. Las versiones indicaban que alguien habría golpeado con un martillo, pero las imágenes fotográficas parecían referir a numerosos impactos de bala sobre el vidrio.