Lo expresó Héctor Polino, de la Asociación de Consumidores Libres, en relación con la medida que dispone la diferenciación del precio al contado del financiamiento con tarjetas. Si bien manifestó su acuerdo con la iniciativa del gobierno nacional, bregó por el cumplimiento del Observatorio de Precios.

Héctor Polino (LT10)

A partir del 1 de febrero, los comercios deberán diferenciar el precio de contado del financiamiento con tarjetas o cuotas, tal la disposición de la Secretaría de Comercio de la Nación. La medida no tardó en suscitar polémicas y controversias. Al respecto se pronunció Héctor Polino, de la Asociación de Consumidores Libres, y manifestó su acuerdo.

“Venía sosteniendo esto. Señalábamos la falacia de las 12 cuotas sin interés. El interés compuesto, más el seguro y demás nos da un interés encubierto del 83%”, adujo este miércoles en comunicación con LT10.

En tal sentido, Polino resaltó que “nadie en este país, con el proceso inflacionario que vive la República Argentina, va a cobrar la última cuota 365 días como si se la tuviera cobrando al día de hoy, sin interés”. Y definió con contundencia: “Estuvimos viviendo una ficción”.

No obstante, el referente de los consumidores hizo hincapié en la implementación de la medida adoptada por la gestión de Mauricio Macri. “Vamos a ver cómo se implementa, qué grado de cumplimiento existe y qué sanciones aplica el gobierno en caso de incumplimiento”. También observó que “no hay precios de referencia, no se sabe cuál es el precio de un determinado artículo, cuando los artículos aumentan todos los días”, planteó.

Polino argumentó que sería importante que el gobierno “ponga en funcionamiento una ley, que aprobó el Congreso en septiembre de 2015, que se denomina Observatorio de Precios. (Esto implica) que funcionarios de distintas áreas del Ministerio de Economía de la Nación, más tres representantes de tres entidades de defensa de los consumidores ‘observan’ los precios, desde la materia prima hasta que el producto está a la venta para determinar en qué eslabón de la cadena se produce una distorsión de precios y el Estado pueda actuar rápidamente sobre ese eslabón”, esgrimió.