El embajador del Reino Unido en Buenos Aires y el vicecanciller repudiaron la profanación del memorial de las Islas Malvinas.


A través de las redes sociales, el embajador del Reino Unido en la Argentina, Mark Kent, y el vicecanciller británico Alan Duncan cuestionaron el ataque al cementerio de Darwin, donde yacen los soldados argentinos caídos en la guerra por las Islas Malvinas.

En una secuencia de mensajes por Twitter, Duncan arrobó a la cancillería argentina y condenó el acto vandálico contra un monumento en las Islas Malvinas y anunció una investigación por parte de la autoridades del archipiélago.

El diplomático subrayó que el incidente es “especialmente lamentable”, al haberse producido pocas semanas después de que Londres y Buenos Aires acordaran un plan para identificar los restos de más de 100 soldados argentinos en ese cementerio.

“En shock por haber escuchado sobre el acto de vandalismo en el Cementerio de Darwin en las Islas Falkland. Bienvenida una urgente respuesta y una investigación del FIG (el gobierno isleño)”, escribió el secretario de Estado para las Américas del Gobierno británico.

Por su lado, el embajador Kent, que a su vez se había hecho eco de las palabras de Duncan, se posicionó: “El vandalismo en los cementerios es injustificable y muestra una falta de decencia humana. Y punto”.

El gobierno de las Malvinas señaló que la policía ha abierto una investigación tras descubrir los daños que se han producido en una de las estatuas del cementerio.

“Este tipo de daños son claramente perturbadores para las familias y los malvinenses los encontramos deplorables”, afirmó el Poder Ejecutivo de las islas.

La guerra por la soberanía del archipiélago se inició el 2 de abril de 1982 con el desembarco de tropas argentinas en el archipiélago y concluyó en junio de ese año con su rendición ante las fuerzas enviadas por el Reino Unido, conflicto en el que murieron 255 británicos, tres isleños y 649 argentinos.