Un allegado al hombre hallado muerto está señalado como sospechoso. La Justicia espera más elementos para “formalizar una imputación”.

La Justicia avanza en la investigación en torno a la misteriosa muerte de Federico Alfredo Pérez -de 32-, quien fue hallado sin vida sobre su cama, con la puerta de la habitación cerrada con llave, el pasado jueves. “Hay una persona sospechada, si bien todavía no ha sido imputada”, confirmó el fiscal de la causa Germán Dri, en diálogo con 9 Ahora.
“Es claramente un homicidio, no un suicidio”, aseveró Dri e indicó que “por las características del hecho, todo indicaba que se trata de una persona cercana al fallecido. Esa es una característica que reúne la persona sospechosa”. “Por el momento la investigación va dirigida en ese camino, si bien esperamos ver qué datos surgen de las pericias”, dijo y aclaró: “Todavía no se formalizó la imputación porque consideramos que faltan algunos elementos para formularla”.
El fiscal detalló que “se le extrajo sangre y muestras de cabellos, que se van a peritar con material que se levantó del lugar del hecho”. En ese sentido, indicó que “el sospechoso nunca estuvo detenido. Fue citado a la sede de Fiscalía, se presentó voluntariamente y prestó conformidad para las extracciones de sangre y cabello, siempre asesorado por el abogado defensor, que fue designado por la persona para controlar toda la producción de pruebas”. “Hay que ver qué elementos surgen para poder formalizar una imputación en los próximos días”, señaló Dri.
Al mismo tiempo, se continúan recabando datos y tras secuestrar teléfonos celulares y una computadora “se le va a pedir autorización al Juez de Garantías para ingresar a esos dispositivos que vamos a remitir al Gabinete Forense Informático del Ministerio Público Fiscal de Paraná, para realizar pericias”. “El celular de la víctima todavía no fue hallado; fue retirado presumiblemente por la persona que cometió el hecho”, agregó Dri.