Abarca diez países y permitirá controlar de manera más precisa los embarazos y disminuir enfermedades y muertes perinatales (fetales y neonatales) relacionadas con el crecimiento dentro del útero.

El municipio rosarino participó de un estudio realizado en distintas ciudades del mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre curvas de crecimiento fetal, con el objetivo de profundizar el conocimiento acerca de cómo crecen los bebés en poblaciones étnicamente diferentes.
La elaboración de estas curvas de crecimiento fetal tiene importantes implicaciones para la práctica clínica, la investigación y la salud pública. Una curva confiable de crecimiento fetal facilita la identificación de problemas en el crecimiento intrauterino y permite que los clínicos controlen de una manera más precisa los embarazos y así disminuyan las enfermedades y muertes perinatales (fetales y neonatales) relacionadas con el crecimiento dentro del útero.
Los resultados del trabajo aportan la información necesaria sobre cómo deben crecer los niños en poblaciones étnicamente diferentes. Estos resultados van más allá de los estudios realizados anteriormente que estaban limitados a la descripción de curvas de crecimiento en poblaciones, contextos y tiempos determinados.
En Rosario, la investigación se desarrolló en el Departamento de Ecografía del CEMAR, contó con la participación de 4 ecografistas que recibieron entrenamiento intensivo en la medición de los parámetros de crecimiento fetal y participaron 143 embarazadas, mientras que en todo el mundo el estudio involucra a un total de 1.439 embarazadas.
El estudio se pudo concretar gracias a la donación de un ecógrafo de última generación por parte de la Organización Mundial de la Salud y el Centro Rosarino de Estudios Perinatales (CREP).
La investigación muestra que las curvas de peso fetal son más adecuadas para su uso en cualquier país del mundo que las actualmente comúnmente utilizadas. No obstante, las diferencias entre países en peso fetal y peso al nacer en los que se realizó el estudio demuestran que las curvas deben ser adaptadas para cada país.
Existe una variación importante en el crecimiento fetal y en el peso del recién nacido entre los diferentes países aun en condiciones óptimas de las madres, lo cual indica que esa variación natural es una estrategia de adaptación que ha demostrado ser exitosa desde el punto de evolución del ser humano a través del tiempo.
Del estudio participaron diez países y cada uno de los centros participantes reclutó un mínimo de 140 mujeres a quienes se les realizaron ocho ecografías desde el comienzo del embarazo hasta el parto.
Las madres rosarinas que participaron de esta investigación fueron asistidas en los siguientes centros de salud de la Secretaría de Salud Pública: Champagnat, Roque Coulin, 1º de Mayo, Policlínico San Martín, Luchemos por la Vida, Eva Duarte, Mauricio Casals, Santa Teresita, San Martín, Henry Dunant y Maternidad Martin. Cabe remarcar además que la mayoría de los nacimientos se produjeron en este último efector.

Los diez países que participaron del estudio fueron:
Argentina: Centro Rosarino de Estudios Perinatales y Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Rosario.
Brasil: Universidad de Campinas, Campinas.
República Democrática del Congo: Universidad de Kinshasa, Kinshasa.
Dinamarca: Rigshospitalet, Copenhague.
Egipto: Universidad de Assiut, Assiut.
Francia: Hospital Antoine Beclere, París.
Alemania: Centro Médico de la Universidad de Hamburgo, Hamburgo.
Noruega: Universidad de Bergen, Bergen.
Tailandia: Universidad de Khon Kaen, Khon Kaen.
India: Departamento de Obstetricia y Ginecología. Instituto Indio de Ciencias Médicas, Nueva Deli.
Los resultados de la investigación fueron publicados el 24 de enero en la revista internacional PLOS Medicine.