Lo aseveró Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, al dar cuenta del panorama que se presenta en nuestra región. El investigador alertó sobre el agua acumulada por las lluvias y los .

Eduardo Sierra (LT10)

“Este no es un año Niño, lo que pasa es que tuvimos un Niño en 2015-2016 y no es que cuando termina el fenómeno deja de haber consecuencias”. De esa forma, Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología, dio cuenta de las vicisitudes que rodean el panorama climático que afecta a nuestra región. Al ser consultado por LT10, agregó que el último Niño “no fue un Niño cualquiera, fue un súper Niño. Estos fenómenos ponen en marcha un proceso que sigue dos, tres, cuatro, cinco años y tienen una acción residual”.

A los efectos de ilustrar sobre las características del mentado Niño, el investigador del Conicet evocó que en marzo de 1997 se produjo tal fenómeno y hacia abril de 1998 “hubo lluvias tremendas”. Y “empezaron a llenar las cuencas de todos los ríos, empezaron a inundar los bajos. En el invierno del ’98 las cosas se tranquilizaron, pero quedó la situación predisponente”.

Posteriormente, se produjeron tres fenómenos de Niña seguidos, “que supuestamente son años secos. Ninguna lo fue porque quedó la acción de los espejos de agua y, después, empezaron a producirse tormentas locales. Se llaman sistemas meteorológicos locales”, precisó Sierra este miércoles.

En ese orden, recalcó que aquel Niño de 1997 “dejó la situación preparada para que siga habiendo inundaciones durante 10 años”. A propósito, el investigador observó que “no tenemos noción de procesos culturalmente. El período 2015-2016 puso en marcha nuevamente un proceso inundatorio que es muy difícil que termine abruptamente. Lo más probable es que se extienda entre tres y cinco años”. Vale decir, que durante ese lapso nuestra región se vería afectada por inundaciones.  Y aclaró: “Las inundaciones no requieren lluvias extraordinarias, las requieren para empezar, pero para seguir no las requieren”.

Acerca de lo que se prevé para la próxima primavera, Sierra indicó que “está lloviendo más de lo que corresponde”, por lo cual es posible que la situación sea compleja por la acumulación de agua.