Esta mañana, el gobernador Miguel Lifschitz anunció que los trabajos demandarán fondos internacionales y provinciales. El jefe de la Casa Gris ponderó el contenido social de la obra y adelantó que enviará a la Legislatura un proyecto de ley para “regular la administración de los acueductos y los costos de las tarifas”.

Miguel Lifschitz (LT10)

Miguel Lifschitz anunció, esta mañana, la segunda etapa de la obra Desvío Arijón. Como se sabe, para ello se disponen de fondos internacionales provenientes de Abu Dhabi. Según manifestó el propio gobernador, se prevé que los trabajos demanden dos años y unos 70 millones de dólares.

“En los próximos 24 meses, así como el fondo va a desembolsar su parte, también desde el presupuesto provincial desembolsaremos nuestra parte que serán, aproximadamente, 1300, 1400 millones de pesos para hacer viable este proyecto”, expresó el jefe de la Casa Gris.

A los efectos de concretar la obra en breves plazos, se determinó “licitar las obras simultáneamente en cinco tramos”. La idea es que participen más empresas para que “puedan participar, además, empresas de Santa Fe. De esta manera, permitimos que haya varias empresas contratistas. Ninguna puede tomar más de dos tramos –subrayó Lifschitz–. Si las empresas cumplen con los plazos de obra, podremos en dos años inaugurar esta importantísima obra de infraestructura”.

Según ponderó el titular del Ejecutivo provincial, la obra “tiene un profundo contenido social, de equidad, de igualdad para todos los santafesinos. (Se trata) de garantizar el derecho al agua potable en igualdad de condiciones”.

En ese contexto, también anunció que en las próximas semanas  se elevará un proyecto de ley ante la Legislatura con el fin de “regular la administración de los acueductos y los costos de las tarifas y generar un mecanismo igualitario para todos los ciudadanos de Santa Fe, de tal manera que todos colaboremos para que el agua llegue a todos los rincones de la provincia”, argumentó al final.