Enfrenta al español Roberto Bautista Agut por los cuartos del ATP suizo.

Pero además sus rivales directos en la lucha por uno de los dos boletos aún disponibles para Londres no logran revertir sus flojos momentos. Por eso el tandilense depende de sí mismo para viajar a la capital inglesa. Es más: si se consagra en Basilea superará al español Pablo Carreño, el estadounidense Sam Querrey y el sudafricano Kevin Anderson y quedará noveno en la carrera a Londres. Teniendo en cuenta que el suizo Stan Wawrinka (por ahora séptimo) ya se bajó del torneo por lesión, él se ubicaría entre los ocho mejores.

La eliminación prematura de Carreño en Viena que se sumó a las de Querrey y Anderson en el mismo torneo favorecieron a Del Potro. Porque Carreño suma 2.605 puntos mientras Querrey acumula 2.525 y Anderson, 2.470. Si el domingo el argentino consigue el título llegará a 2.615 con sólo una semana de circuito por delante.

Después de haber alcanzado las semifinales en el último Grand Slam del año donde perdió justamente con Anderson, Carreño no volvió a ganar un partido hasta esta semana. Tras su paso por Flushing Meadows se despidió en sus debuts en Beijing, el Masters 1000 de Shanghai y Moscú. En Viena venció a Guido Pella, pero se despidió ante un Diego Schwartzman encendido. Así sumó apenas 55 puntos en el último mes y medio y fue perdiendo peso en la pelea por el Masters, en la que pasó del octavo al noveno lugar.

Querrey llegó a los cuartos de final en el torneo neoyorquino y también se despidió ante Anderson. Desde entonces su mejor actuación la tuvo en Shanghai donde alcanzó los octavos de final. Antes había perdido en su presentación en Tokio y esta semana sumó otra derrota en la primera ronda en Viena. Con esas actuaciones sumó 93 unidades en el ranking de la temporada y cayó del 10° al 11° escalón.

Anderson fue el que más puntos acumuló (135) luego de su sorpresiva campaña en Flushing Meadows, aunque no pudo mantener la 11ª posición (está 12°) que ocupaba tras ese Grand Slam. Jugó allí su primera final en un torneo de esa categoría en la que perdió ante el español Rafael Nadal, pero no pudo extender su gran momento. Fue eliminado en los octavos de final de Tokio y en la segunda ronda de Shanghai antes de alcanzar los cuartos de final en Estocolmo. Y en Viena se fue en su debut.

En cambio Del Potro sumó victorias y escaló lugares. Tras ser semifinalista en Flushing Meadows, perdió en los octavos de final de Beijing y se recuperó rápidamente con otra semifinal en Shanghai y el festejo en Estocolmo. En Basilea ya consiguió dos triunfos y hoy busca agregar uno más. Así pasó de estar 25° en el ranking del año con 1.480 puntos a ubicarse 14°, escalón en el que se sitúa con 2.225.

No sólo los flojos torneos de sus rivales directos mantuvieron vivas las esperanzas de Del Potro de volver a jugar en el magnífico estadio O2 luego de una ausencia de cuatro años. Porque varios de los grandes candidatos a clasificarse se fueron bajando de la pelea en la segunda mitad de 2017. El serbio Novak Djokovic cerró en julio su temporada aquejado por una lesión en el codo derecho. A principios de agosto Wawrinka anunció que no jugaría más en 2017 porque debía someterse a una operación en la rodilla izquierda. El británico Andy Murray cerró su año en septiembre luego de decidir bajarse de Flushing Meadows por una lesión en la cadera. Y la semana pasada el checo Tomas Berdych (espalda) y el australiano Nick Kyrgios (cadera) se unieron a esa lista.