Ariel Williambi, abogado querellante en la causa por la desaparición de Rosalía Jara, explicó lo ocurrido durante la víspera. En un primer momento se indicó que tales restos eran humanos, pero luego se aseveró que no era así.

Ariel Williambi (LT10)

La crónica de los hechos indica que ayer, cerca del mediodía, trascendió que restos óseos humanos habían sido hallados en cercanías al arroyo El Toba, entre Vera y Romang, sobre la ruta 36. Hacia allí se dirigieron funcionarios del Ministerio de Seguridad, así como la familia de Rosalía Jara y los abogados querellantes. Sin embargo, durante la tarde de la víspera se supo que tales restos no eran humanos.

Sobre lo ocurrido, se expresó este miércoles Ariel Williambi, uno de los letrados que representa a la familia de la joven desaparecida desde el pasado 1 de julio en Fortín Olmos. Consultado sobre qué pasó, sostuvo: “Es una pregunta que nos estamos haciendo. Cuando nos constituimos en el lugar del hecho, llegamos aproximadamente a las 12.40. El médico policial nos avisa a los fiscales, al fiscal Gustavo Latorre y a la querella que los restos óseos encontrados eran humanos”.

Acorde a su relato, “para sorpresa de todos, a la tarde se comunicó que no eran humanos”. En contacto con LT10, Williambi señaló que “por un lado nos alegramos que no sean humanos, pero no nos pareció adecuado cómo se está manejando la información sobre todo con los familiares”.

No obstante, el abogado aclaró que los restos en cuestión fueron enviados al Instituto Médico Legal de Rosario con el fin de determinar su naturaleza.