Llevaba tres meses aguardando la intervención. Tenía 12 años.

Justina Lo Cane, la chiquita que esperaba un trasplante de corazón, falleció hoy a los 12 años.

La nena aguardaba la intervención desde hacía 3 meses en la Fundación Favaloro, pero el órgano no llegó y su estado de salud se fue debilitando.

Justina ingresó en lista de espera del Incucai luego de sufrir en julio último una descompensación producto de una cardiopatía que había adquirido al año y medio, tras sufrir una neumonitis.

Al tener la certeza de que necesitaba un trasplante, su familia inició una campaña para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos.

“Cuando le comenté a Justina las cosas que podíamos hacer, ella me dijo: ‘Ayudemos a todos los que podamos'”, contó más de una vez su papá, Ezequiel Lo Cane, que la llamaba “Leona” por su fortaleza.