Los ajustes en los servicios públicos confirmados en los últimos días prometen golpear fuerte en la industria.

Desde la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) señalan que la suba de la luz –en el sector también influye mucho el gas–, la baja en el consumo y los altos costos fijos empiezan a poner en riesgo más fuentes laborales. La semana pasada representantes del gremio y la cámara que agrupa a las firmas del sector tuvieron una audiencia con el ministro de Trabajo, Julio Genesini. La idea es continuar el lobby planteando los inconvenientes al propio gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz. Quieren pedir algún tipo de subsidio o rebaja de la energía eléctrica.

“El valor de la luz es un tema muy serio para las pymes metalúrgicas y metalmecánicas. Las empresas tienen costos fijos muy elevados. Se suman las importaciones y la caída del consumo. Genera un combo muy grave y empiezan a ponerse en riesgo más fuentes laborales”, señaló Antonio Donello, el secretario General de la UOM Rosario.

El gremio y los empresarios metalúrgicos locales se reunieron con Genesini y analizaron la situación laboral del sector y el impacto que tendrán los incrementos que se vienen, que, en rigor, no solo involucran a la energía eléctrica.

La idea de Donello y la patronal es plantearle el temor por la situación al propio gobernador Lifschitz. “Estamos muy preocupados por lo que está sucediendo. Creemos que desde el gobierno de la provincia puede ayudarnos”, dijo el dirigente. El objetivo es claro: obtener subsidios, descuentos o algún tipo de rebajas en la luz.

La alarma se encendió la semana pasada luego de que la Empresa Provincial de la Energía (EPE) solicitara un incremento promedio del 15,8% en las tarifas desde el 1º de febrero. La suba está relacionada con los costos operativos, mantenimiento y el propio funcionamiento de la compañía estatal.

Se sumará un aumento del 31 % que dispuso Nación para febrero en el precio mayorista de la energía que compra la empresa provincial.

Para los metalúrgicos, el alza mayorista fue brutal desde el inicio del gobierno de Cambiemos. Desde la EPE señalan que pagaban el megavatio cerca de 33 pesos en diciembre de 2015. Hoy está en 845 pesos. En febrero superará los mil.

También el gas

Los aumentos de la luz no serán los únicos que golpeará a la industria metalúrgica. En el proceso de producción también tiene fuerte incidencia el gas. El fluido es el mayor insumo en los pequeños talleres que transforman metales, tarea que se hace con calentamiento y enfriamiento. Litoral Gas puso en marcha desde diciembre un ajuste que tendrá un piso del 37%.

Datos

Desde la UOM recordaron que unos 1.500 trabajadores de Rosario debieron dejar las fábricas en los últimos dos años. Fue por despidos, suspensiones y retiros voluntarios.

Las bajas se sintieron en el rubro automotor, las fundiciones, las siderúrgicas, la industria pesada y la línea blanca. Los miles de trabajadores con años de experiencia no lograron reinsertarse en el mercado laboral.

Los conflictos más emblemáticos en grandes fábricas de la región fueron los de la productora de llantas Mefro Wheels, los talleres ferroviarios Rioro y los de Acindar en Rosario. En las pymes el efecto fue menos visible, pero también debieron reducir personal, señalaron desde la UOM.

“Las políticas neoliberales implementadas son un combo explosivo. Quitaron retenciones al campo y a la minería, sacaron los subsidios a la energía, aumentaron los costos fijos, bajó la producción y el poder adquisitivo. Liberaron la importación y devaluaron más de un 70% la moneda. Se trasladó a los costos de las empresas. A muchas se les hizo inviable seguir produciendo. Si el mercado interno no empieza a consumir vamos a tener problemas en todos los sectores. La industria fue el gremio más afectado y no hay mercado laboral para reinsertarse”, dijo Donello.