El Sumo Pontífice se manifestó en torno a los abusos a menores cometidos por sacerdotes en su visita al vecino país. También habló sobre los pueblos originarios tras reunirse con la presidenta Michelle Bachelet.

El Papa Francisco expresó hoy su “dolor y vergüenza” por los abusos cometidos a menores por parte de sacerdotes, y pidió “que no se vuelva a repetir el daño irreparable” que provocaron miembros de la Iglesia a los niños de ese país, a raíz de los casos de pedofilia. Lo dijo en su primer discurso en Chile, pronunciado en el Palacio de la Moneda del estado trasandino, donde llegó ayer para una visita de tres días.

Por su parte, miles de chilenos y visitantes de países vecinos peregrinaban hasta el Parque O’Higgins, en cercanías del centro de Santiago, a la espera de la misa que brindará el Papa, quien se dirige hacia allí tras su discurso en el Palacio de la Moneda.

Desde el palco los animadores cantaban “Francisco amigo” y “Chile más que nunca necesita tu esperanza fruto de este encuentro brota una nueva alianza”. “Se espera que su mensaje nos cale hondo”, auguró una familia chilena que llegó temprano al predio para celebrar la eucaristía.

En tanto, un grupo de 40 argentinos que llegaron de Neuquén y Buenos Aires sostenían una gran bandera argentina con la leyenda “vayas donde vayas ve con tu corazón”.

Asimismo, el jefe de la Iglesia católica convocó hoy a la dirigencia política chilena, incluida la presidenta Michelle Bachelet y el mandatario electo Sebastián Piñera, a “escuchar” a los pueblos originarios, al considerar que su sabiduría “puede ser un gran aporte”, durante el primer discurso en el Palacio de la Moneda.