Se trata de una inversión muy importante de 600 computadoras y 300 impresoras, adquiridas por licitación pública, que se basa en dos ejes principales: por un lado, equipar con mayor tecnología a la Policía de la provincia a fin de brindarle todas las herramientas necesarias para una mejor labor. Y, por el otro, permitir que todas las dependencias policiales puedan unificar todas las denuncias criminales en un solo sistema, denominado SIUC, y asì facilitar el trabajo interdisciplinado.

Asimismo, se ampliarán las salas de informática del Instituto de Seguridad Pública para la formación de los nuevos cadetes y se implementarán nuevos sistemas de control en el Servicio Penitenciario provincial. Además, las áreas de investigación podrán trabajar en conjunto con el Ministerio Público de la Acusación de manera más rápida.