El jefe de Estado había mantenido encuentros con Angela Merkel y Bill Gates


Justo a la hora del té, Mauricio Macri y la reina Máxima de Holanda se encontraron en la Casa Argentina en Davos en el marco del Foro Económico Mundial.

Durante la reunión, conversaron sobre la inclusión financiera -un proyecto apoyado por la ONU-, el papel de la mujer en el G20 y las relaciones comerciales que unen a Holanda y a la Argentina.

Del encuentro participaron el canciller Jorge Faurie, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y el de Finanzas, Nicolás Dujovne. Por su parte, Máxima llegó acompañada por el primer ministro holandés, Mark Rutte.

Previamente, el mandatario dialogó con la canciller alemana Angela Merkel y con el fundador de Microsoft, Bill Gates. Con Merkel, Macri se reunió durante 20 minutos en la Casa Argentina, y luego ingresó Bill Gates, que estuvo un rato afuera protegido por dos custodios. El encuentro con Macri se extendió por 30 minutos.

El Presidente hace una apuesta al cruce de relaciones exteriores e inversiones extranjeras, y su encuentro sucesivo con la canciller alemana y el ícono de la tecnología exhiben su intención de profundizar esa estrategia política.

Entre las actividades del Presidente, estuvieron además encuentros con un nutrido grupo de empresarios del ámbito nacional e internacional, entre ellos el CEO de British Petroleum (BP), Bob Dudley.

Tras esa serie de reuniones, en la agenda oficial está previsto un encuentro con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también en la Casa Argentina.