“De ser verdad el retiro, se incumple el compromiso asumido con el gremio, con los trabajadores y con la provincia. Y deja literalmente abandonados a los empleados que esperaban recuperar sus fuentes de trabajo”, señaló Pablo Cerra, asesor legal de la UOM

Este viernes, en la sede rosarina que el Ministerio de Trabajo de Santa Fe, se llevará a cabo la audiencia solicitada por la seccional local de Unión Obrera Metalúrgica en la que comenzará a definirse el futuro de la fábrica de llantas Mefro Whells. Es que el empresario Ricardo Cicarelli, propietario de la planta de Lagos al 5500 desde mayo del año pasado, anunció a principios de semana que se habían caído las negociaciones para el traspaso de la firma a la brasileña Maxion Wheels. Lo hizo a través de un escrito en el que anticipó que se retiraba de la empresa porque había sido imposible reactivarla.

En la audiencia de este viernes a las 10 en San Lorenzo y Ovidio Lagos, que encabezará el ministro de Trabajo provincial Julio Genesini, también estarán presentes dirigentes gremiales de la UOM, el empresario Ricardo Cicarelli y representantes legales de Alemania de Mefro Wheels.

“De ser verdad el retiro de Cirubón (nombre de la empresa que adquirió Mefro Wheels), se incumple el compromiso asumido con el gremio, con los trabajadores y con la provincia. Y deja literalmente abandonados a los empleados que con la expectativa generada por el propio Cicarelli, esperaban recuperar sus fuentes de trabajo”, señaló Pablo Cerra, asesor legal de la UOM Rosario.

El pasado lunes empezó el traslado de los 20 empleados que hacían mantenimiento a Cirubón, la otra fábrica de Cicarelli. Y rápidamente la UOM encendió una alerta por los más de 70 empleados que esperan para entrar a trabajar desde hace meses. Temen el cierre de la única fábrica de llantas del país.

Emergencia

Cicarelli fue el encargado de poner en circulación el rumor del traspaso a Maxion de Brasil. El empresario firmó en mayo pasado un contrato de alquiler y explotación de la fábrica en medio del conflicto que se desató por el abandono del grupo inversor alemán que es dueño de la planta.

Meses más tarde aseguró que la reactivación de la planta había sido imposible porque los clientes habían preferido comprar llantas importadas. En 2017 entraron al país 800 mil ruedas. Con sólo la mitad Mefro Wheels podía dar trabajo a 90 personas.

“Cicarelli no pudo cumplir lo prometido: no sólo conservar los puestos de trabajo sino también recuperar la actividad industrial de una fábrica modelo en el país. Si Mefro cierra se pierde la única rama productiva de este tipo en Argentina y eso no se recupera nunca más, como pasó con los ferrocarriles”, evaluó Cerra.