El 1 de julio se cumplirá un año de la última vez que se la vio en Fortín Olmos. Desde Seguridad se apunta a “inundar con la imagen” de la joven y no se descarta que haya sido alejada de la zona. Se mantiene la consigna de encontrarla con vida.

Rolando Galfrascoli (LT10)

El domingo 1 de julio se cumplirá un año de la desaparición de Rosalía Jara en Fortín Olmos, en el departamento Vera. Si bien desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe se asegura que “se trabaja para encontrarla con vida”, el paso del tiempo es un factor determinante para la falta de certezas. “Hasta ahora, todas las pistas o los momentos cruciales en los que teníamos la sensación que podíamos estar cerca y que íbamos a poder lograr lo que todos buscamos. Pero se fueron desmoronando. No es poco lo que se ha conseguido con respecto a reconstruir las últimas horas de Rosalía”, aseveró el subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales de la provincia, Rolando Galfrascoli.

En declaraciones a LT10, el funcionario también indicó que “lo cierto y lo más grave es que no pudimos dar con ella. Hasta ahora no pudimos hacerlo –admitió–. Y por ende se sigue trabajando y vamos a reafirmar la búsqueda con distintas estrategias a nivel provincial, nacional e internacional”.

Acerca de las pistas que surgieron en estos casi 12 meses, las autoridades se encontraron con “hipótesis que venían con mucha fuerza, con muchos datos, con muchas precisiones”, aunque se presentaron serias dificultades. Y una de ellas es la geografía del lugar de búsqueda. “Estamos hablando de buscarla en un ámbito de monte. Teníamos lugares puntualizados y no pasaba nada. Evidentemente había una mala intención o una liviandad en brindar esos datos”, reconoció.

“Creemos que todo lo que se hizo, con las grandes movilizaciones de personal, de equipos, tuvo el valor de buscarla –ponderó–. Esperamos que eso cambie. Seguimos trabajando. Tenemos una última expectativa respecto de un lugar que surgió del trabajo de los fiscales con los investigadores”, consignó, en tanto anticipó que la investigación inicia una nueva fase.

De ahora en más, se pretende “inundar con la imagen de Rosalía para visibilizarla más allá de todo lo que se ha hecho. Porque, evidentemente, si hay que empezar a descartar con un grado de fuerza la posibilidad de que esté cerca”. Vale decir, es factible que se fortalezca la hipótesis de que la joven ya no se encuentre en las inmediaciones de Fortín Olmos.

Así y todo, Galfrascoli subrayó que la consigna es “encontrarla con vida”. “Y para eso se trabaja. La cantidad de tiempo transcurrido desde la desaparición física hace que sea difícil y nos preguntemos si hay una posibilidad. Creemos que si la hay, realmente”, precisó Galfrascoli.

En esa misma línea, el responsable de Investigación Criminal apuntó que, a la vez, “el trabajo de búsqueda, incesante, de información en Fortín Olmos, no ha dejado a nadie sin preguntar con distintas estrategias para poder llegar a la información”. Ahora se considera la hipótesis de que no se encuentre en esa zona, “que no esté enterrada, ni escondido su cuerpo” y que la hayan alejado y que pueda hallarse con vida en otro sitio.