A poco de cumplirse el primer aniversario de la desaparición de la joven, la familia se reunirá hoy martes con representantes del gobierno provincial en Casa de Gobierno.

El caso que se encuentra en instancia judicial, tiene como único detenido a Juan Valdez, quien era profesor de la muchacha de 19 años y quien se comprobó, es el padre del hijo de Rosalía.

El detenido nunca declaró en las audiencias. El día de la desaparición, ella lo llamó 14 veces. La última fue a las 22:17 y duró 28 segundos: fue minutos antes de desaparecer. A partir de ese momento, el teléfono de ella no emitió más señales. “Él fue la última persona que vio a Rosalía”, había denunciado meses atrás la tía de la joven, Mónica, en entrevista con Aire de Santa Fe.

La joven fue vista por última vez el 1° de julio de 2017 en la localidad de Fortín Olmos (departamento Vera).

Rolando Galfrascoli, secretario de Investigación Criminal y Fuerzas Especiales de la provincia, señaló en un diálogo que mantuvo con Aire de Santa Fe, que “la hipótesis más fuerte es que algo grave le tiene que haber pasado: tiene una hija muy pequeña y toda su vida en Fortín Olmos. Nada hace pensar que pudiera estar ausente por voluntad propia. Después de ocho meses, tenemos que contemplar en el horizonte algo no querido pero muy factible“, afirmó, refiriéndose a la posibilidad de que Rosalía pueda estar sin vida. Sin embargo, aseguró que “mientras no haya una prueba determinante, la esperanza de encontrarla con vida existe y se trabaja en ella”.

Respecto a la teoría de que pudiera haber sido raptada por una red de trata, Galfrascoli sostuvo que lo cree “difícil” por “los elementos que hay en la causa, por la reconstrucción de los días y horas previas y por el lugar donde estamos situados. La Agencia Provincial de Investigación sobre Trata de Personas es una de las áreas a mi cargo y no creemos que sea posible, pero no descartamos la hipótesis y por eso también la investigamos”, concluyó.