Escándalo médico en Holanda tras el fallecimiento de once bebés por un experimento con Viagra.

A las mujeres embarazadas se les proporcionaba el medicamento para aumentar el crecimiento de bebé. En el ensayo se encuentran involucradas entre 10 y 15 embarazadas más que están a la espera de la evolución de sus hijos.

Las autoridades de los Países Bajos investigan a 10 hospitales del país tras el fallecimiento de once bebés. Las mujeres embarazadas eran sometidas a un ensayo médico en el que se les proporcionaba Viagra para el crecimiento de los bebés en la placenta.
Se cree que además de los fallecidos, en el ensayo hay otras 10 o 15 mujeres más involucradas a las que se les suministró el medicamento y se encuentran a la espera de la evolución de sus bebés.

Viagra, un medicamento que dilata los vasos sanguíneos, se usa para la disfunción eréctil de los hombres y se prescribe para personas con presión arterial alta. La esperanza, respaldada por investigación experimental en ratas, había sido que la droga estimularía un mejor flujo de sangre a través de la placenta, promoviendo el crecimiento del niño.
Las embarazadas que participaron en el ensayo clínico tenían problemas ya que los fetos tenían severamente limitado el crecimiento en el útero.

El ensayo finalizó la semana pasada, cuando un comité independiente que supervisaba la investigación, descubrió que nacían más bebés de lo esperado con problemas pulmonares, según afirma The Guardian.

En total, 93 mujeres recibieron el medicamento como parte del ensayo, dirigido por el Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam. Diecisiete bebés desarrollaron problemas pulmonares y desde entonces 11 han fallecido. Otros ocho bebés murieron de condiciones no relacionadas.