En el marco del programa “Protege tu casa”, se entregaron títulos de propiedad que extienden el resguardo de los inmuebles

La provincia entregó este martes escrituras a 30 familias de la ciudad de Santa Fe, en el marco del programa “Protege tu casa” a través del cual se extiende el resguardo gratuito de los inmuebles. De esta manera, a nivel provincial ya son más de 2000 las viviendas escrituradas desde que comenzó la implementación del programa, en diciembre de 2016.

El acto se realizó en el Registro de la Propiedad de Santa Fe y del mismo participaron el secretario de Gestión Pública de la provincia, Matías Figueroa Escauriza; el coordinador provincial del programa “Protege tu casa”, Enzo Ricci; funcionarios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, personal del Registro de la Propiedad y autoridades del Colegio de Escribanos, entre otros.

“Estamos muy contentos porque los vecinos nos expresan su satisfacción frente a lo que representa esta medida de protección de algo tan preciado como la casa propia”, expresó Figueroa Escauriza, quien también destacó el compromiso social del Colegio de Escribanos.

“Permanentemente estamos recorriendo la provincia y entregando escrituras. Más allá de lo protocolar y formal de estas instancias, se trata de oportunidades para entrar en contacto con los vecinos que lo necesitan. Buscamos ampliar el programa territorialmente y en cantidad de bienes inmuebles registrados bajo esta modalidad”, añadió el funcionario.

Para Figueroa Escauriza “es muy valioso brindar esta herramienta jurídica para resguardar la vivienda familiar frente a adversidades económicas. Tenemos la premisa de extenderla a las cinco regiones para garantizarles a los santafesinos la accesibilidad a este derecho”.

PROTEGER LA VIVIENDA

La afectación es una protección jurídica destinada a resguardar el asiento de la familia frente a las adversidades económicas. Mediante un acto administrativo gratuito, que se realiza en el Registro General de la Propiedad y sus sedes en los nodos de la provincia, se puede acceder a este derecho.

Esto permite que el hogar no pueda ser ejecutado por deudas posteriores a la afectación. Si tienen un embargo o una hipoteca, igualmente se puede proteger la vivienda para futuras deudas, pero las contraídas con anterioridad pueden atacar el inmueble.

Pueden ser beneficiarios las personas propietarias afectantes en su propio beneficio: cónyuge, conviviente, ascendientes (padres, abuelos), descendientes (hijos, nietos) y, a falta de los anteriores mencionados, se pueden designar parientes colaterales de hasta tercer grado con la obligación de que convivan en el inmueble protegido (hermanos, sobrinos, tíos).