La niña santafesina había sido trasplantada por primera vez cuando tenía 2 años y medio. Y este sábado había sido trasplantada nuevamente. Murió en la clínica Favaloro.

La santafesina Julia Ingaramo murió este lunes en la clínica de la Fundación Favaloro, en Buenos Aires, tras recibir por segunda vez un trasplante de corazón. La niña de 12 años estuvo en la lista de urgencia del Incucai hasta el sábado, cuando llegó un corazón y se practicó el segundo trasplante. El primero había sido cuando tenía 2 años y medio, producto de una miocardiopatía restrictiva.

Hace poco más de dos meses Julia había sufrido un síncope; es decir, una pérdida pasajera del conocimiento que va acompañada de una paralización momentánea de los movimientos del corazón y de la respiración, y que se da por falta de irrigación sanguínea en el cerebro.

“Ahí los médicos descubrieron que tenía las arterias coronarias tapadas en algunas partes, y que las arterias se tapen en un trasplante es signo de que el organismo está rechazando el órgano y la función de su corazón se disminuyó. Nos agarró por sorpresa porque no es muy común que falle el trasplante cardíaco en un caso pediátrico. Para nosotros fue un dolor terrible”, había dicho su madre, Alejandra Fugas, un tiempo atrás.

A raíz de este inconveniente, Julia se trasladó a Buenos Aires junto a sus padres y hace casi dos meses estuvo internada en la terapia de la Fundación Favaloro. Le colocaron seis stents hasta la operación que finalmente se realizó este sábado. Pero lamentablemente nunca se repuso del posoperatorio y falleció este lunes.

La nena, del barrio República del Oeste de Santa Fe, hasta antes de los últimos problemas llevaba una vida relativamente normal. Iba a la escuela adventista “Ramos Mejía” y había completado sus estudios hasta 7° grado.

Una forma de olvidarse del dolor para Julia era su canal de YouTube “Posta norte”, una herramienta que utilizó la nena para estar cerca de sus amigos y expresar sus sentimientos. Fue una luchadora y peleó hasta el final por su felicidad.