El valor de Alejo, que con apenas ocho años le donó médula ósea a su papá, no fue suficiente para salvarle la vida a Rodolfo, un vecino de Puerto General San Martín que finalmente murió este jueves.

El hombre de 28 años padecía leucemia y el caso tomó relevancia nacional gracias a la gran acción de su hijo que le donó células hematopoyéticas.

Esta valorosa actitud le valió a Alejo convertirse en “niño destacado” de su ciudad y si bien no pudo concretar su objetivo principal que era salvar la vida de su papá, su ejemplo permanecerá.

A mediados de 2017, Rodolfo comenzó con una neumonía y luego se detectó la leucemia. El cuadro se agravó y tuvo que ser internado en terapia intensiva. Por eso, comenzaron los análisis de compatibilidad con Alejo.

Tras la donación, el muchacho comenzó su recuperación pero finalmente la leucemia ganó la lucha y terminó con su vida.