Para la fiscalía que investiga el caso es la hipótesis más firme del episodio ocurrido en una finca de la zona sur de la ciudad.

El caso de la joven pareja que apareció muerta en finca Marinaro en la mañana del sábado último, en la zona sur de la ciudad, se trataría de un homicidio seguido de suicido, informó la Justicia. Con ello se confirmaría la teoría primaria que surgió a partir del hallazgos de los cuerpos de las víctimas.

Para la fiscalía que tiene a su cargo la investigación, esa es la principal hipótesis que rodea a este suceso que causó honda conmoción en el barrio Limache y sus alrededores. Si bien restan conocerse los resultados de otras pericias, las hipótesis se encaminan en la misma dirección. De acuerdo con la información difundida ayer por el Ministerio Público a través de la página web, las pruebas recolectadas hasta el momento hacen suponer que Diego Fermín Tapia, de 23 años, habría estrangulado con una cuerda a Micaela Cecilia Abán, de 17 años, y luego se quitó la vida colgándose con una soga del techo de la vivienda que ocupaba.

Según el fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Pablo Paz, la teoría del homicidio-suicidio se refuerza con el hallazgo de dos cartas que dejó escritas el joven a través de las cuales daría a conocer los motivos por los que, aparentemente, decidió asesinar a la adolescente y al mismo tiempo llevar a cabo el renunciamiento supremo de su vida.

El funcionario explicó que de las investigaciones se estableció que el sábado a la mañana Tapia no se presentó a trabajar. Como no respondía los llamados a su celular, un hermano concurrió a la vivienda que habitaba para ver lo que había pasado. Al llegar a la morada encontró la puerta herméticamente cerrada. Lo llamó varias veces y ante la falta de respuesta decidió forzar la ventana. Fue entonces cuando observó alarmado que Diego Fermín Tapia estaba colgado del techo con una cuerda anudada al cuello. Inmediatamente el muchacho dio aviso al personal policial de la dependencia de Limache.

Cuando los efectivos ingresaron por la ventana, comprobaron que la puerta de acceso estaba cerrada con un pasador. En el interior de la vivienda, además de Tapia, hallaron el cuerpo sin vida de Micaela Cecilia, quien yacía en una habitación tapada con una frazada. Del informe preliminar de la autopsia, el fiscal Paz reveló que la menor de 17 años falleció por asfixia mecánica por compresión extrínseca y Tapia por asfixia mecánica por ahorcamiento.

Asimismo, Paz explicó que espera los resultados de los estudios complementarios de la pericia médica, de los que surgirán más detalles de lo sucedido con la pareja. De las consultas a familiares y vecinos se pudo conocer que Tapia vivía solo hace aproximadamente dos años en esa vivienda y que era primo hermano de la adolescente, quien residía con sus padres a poca distancia de allí, en la finca Marinaro.

Lo que trascendió entre los allegados a las víctimas es que al margen del parentesco, ambos, aparentemente, mantenían una relación sentimental que no era compartida por los padres de la jovencita.

Un cordón

El personal del Departamento de Criminalística del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) secuestró en el lugar una soga o cordón que Tapia habría utilizado para quitarle la vida a la chica. Además, encontraron teléfonos celulares y dos cartas que estarían vinculadas al hecho. El fiscal señaló que todos estos elementos serán objetos de pericias. Las misivas habrían sido escritas de puño y letra por parte de Tapia en las que explicaría los motivos por los cuales mató a la adolescente y luego él se quitó la vida. En el celular del joven también habrían encontrado mensajes relacionados con la decisión que tomó.

Finalmente Paz sostuvo que la hipótesis sobre la que trabaja la fiscalía a partir de las medidas probatorias con las que cuenta hasta el momento es que Tapia le habría quitado la vida a la menor entre la noche del viernes y madrugada del sábado y a continuación se suicidó.

Según los padres de Micaela, ella salió del hogar el viernes a la tarde y a la luz de lo que sucedió todo indica que se trasladó hasta la casa de Tapia. Se cree que fue en esas circunstancias en que se habría producido el desenlace.

Una de las teorías que se manejan es que el muchacho atacó por sorpresa a la mujer cuando ella estaba recostada en la cama. Lo que se sospecha es que le anudó el cuello con un cordón y que le provocó la muerte por asfixia.

“También es probable que la chica haya estado dormida cuando eso sucedió”, advirtió una fuente consultada. Además, se especula con la posibilidad de que Micaela haya recibido un golpe que la desmayó y que eso facilitó la tarea de Tapia para asfixiarla con la cuerda que la policía encontró junto a la cama donde yacía el cuerpo.

Las claves del suceso

El contenido de las dos cartas y los mensajes que aparecen en los celulares son elementos claves que permitirán desentrañar lo que pasó entre Diego Fermín Tapia y Micaela Cecilia Abán. Los jóvenes eran primo hermanos y lo que se comenta es que ambos mantenían un relación sentimental que los familiares no aceptaban.

Lo que lo investigadores sospechan es que probablemente la adolescente decidió poner fin a esa relación. Quizás por ello Tapia se irritó y decidió poner fin a la vida de la chica y a la suya.