Funcionará como una sociedad del Estado. Deberá negociar un Convenio Colectivo con sus trabajadores.


Después de la polémica por el DNU que transformó la Secretaría de Deportes en una Agencia, ahora el Gobierno nacional usó otro decreto para convertir a la Dirección Nacional de Fabricaciones Militares en una sociedad del Estado, es decir una empresa.

El decreto 104/2019, publicado en el Boletín Oficial con las firmas de Mauricio Macri, Marcos Peña y Oscar Aguad, establece que la nueva sociedad del Estado, cuyo estatuto ya fue aprobado, se dedicará a la “investigación y desarrollo de tecnologías, fabricación, industrialización, explotación y transporte, así como la comercialización de bienes y servicios en las áreas de seguridad, defensa, minería, industria química e industria metalmecánica”.

También “podrá comprar, vender, permutar, importar o exportar dichos bienes y servicios, y realizar toda otra actividad que resulte necesaria para facilitar la consecución de su objeto”. Esto punto generó polémica en las redes sociales y denuncias de que se trata de otro paso “privatizador” del Gobierno.

El decreto establece además un plazo de 180 días para iniciar las negociaciones de un Convenio Colectivo de Trabajo para su personal. “Durante el citado periodo, y hasta tanto entre en vigencia el nuevo convenio, los agentes conservarán las condiciones laborales de su actual vínculo”, aclara el decreto.

Por otra parte faculta al Ministerio de Defensa “a ejecutar todos los actos previos que resulten necesarios para instrumentar la puesta en funcionamiento de Fabricaciones Militares Sociedad del Estado”.