Será este sábado y se exigirá una nueva ley de drogas que despenalice la tenencia de cannabis. Habrá recitales y radio en vivo en el Monumento.

 

Este sábado, desde las 14, se realizará en Rosario el epicentro local de la Marcha Mundial de la Marihuana, en la que se volverá a reclamar por una nueva ley de drogas y la despenalización/regulación de la marihuana.

La movida partirá desde la plaza San Martín (Córdoba y Dorrego) para confluir en el Monumento Nacional a la Bandera. Allí está previsto que haya recitales, radio en vivo y las autoridades que convocan a la marcha brindarán sus discursos.

Todos los detalles de la movida serán precisados hoy, a las 10, por las organizaciones convocantes en el auditorio de La Bancaria (San Lorenzo 1383).

Como desde hace años, las organizaciones cannábicas, de políticas de drogas y DDHH de Rosario convocan a marchar a toda la sociedad.

El evento se realizará de forma simultánea a lo largo del mundo con el objetivo de realizar un reclamo común que evidencie la cantidad de personas que exigen normalizar la situación de la planta de cannabis y terminar con la criminalización y persecución de usuarios y cultivadores.

Teniendo en cuenta las particularidades de cada país, los reclamos van desde el cese de las detenciones, procesos penales y multas a usuarios y cultivadores, hasta el reconocimiento de los usos medicinales e industriales y la regulación del acceso al mismo.

Los organizadores destacaron que marcharán por un cambio hacia una ley más justa, eficaz y humana, siendo una herramienta para combatir el narcotráfico que tantos problemas conlleva la sociedad actual.

Entre los puntos que reclaman se encuentra el pedido de despenalización/regulación estatal de todas las drogas ilegales, empezando por el cannabis, para terminar definitivamente con el narcotráfico. También se enmarca el cese inmediato de las detenciones a cultivadores y usuarios de drogas, y el reconocimiento de las libertades individuales y actos privados.

Además, reclaman recursos públicos para investigar los usos terapéuticos del cannabis e industriales del cáñamo; la formalización de las Asociaciones Cannábicas y Clubes de Cultivo.

“Actualmente seguimos sufriendo las consecuencias de una ley fracasada, que en casi 30 años de vigencia se mostró contraproducente en prevenir el abuso y combatir el narcotráfico, fenómenos en continuo aumento”, destacaron los organizadores de la movida en Rosario.