Un grupo de vecinos exhalados le recriminó por no haber acudido con más prisa. Una bombero resultó lesionada. Debieron convocar a la policía para que les brindara la protección mínima a fin de cumplir con su labor: combatir las llamas.


Ayer por la tarde se vivió otro ejemplo de intolerancia cero por parte de la sociedad. Esta vez ocurrió en Granadero Baigorria y el blanco fue el Cuerpo de Bomberos Voluntarios.

Si hay una institución que presta todo de sí y sus integrantes lo hacen ad honoren, con pasión y responsabilidad, esa es la de los bomberos voluntarios.

Sin embargo, en esta caso, los agresores no contemplaron nada de eso e incluso lo hacían responsables de algo en lo que no tenían culpa alguna, como ser, que hubiesen ardido dos viviendas y acudir al lugar minutos luego del aviso.

¿Y entonces, qué le recriminaban? El no llegar más temprano.

Los hechos se sucedieron, tal lo indicado, ayer por la tarde cuando dos viviendas precarias se incendiaron en la zona conocida como “Camino Muerto”, en la zona oeste baigorriense.

Ante ello se requirió por la presencia de los Bomberos Voluntarios de la ciudad, que estuvo apoyada por una unidad de sus pares de Capitán Bermúdez.

Al llegar al siniestro y disponerse a contener el foco ígneo, un grupo de hombres les recriminó por la demora, y en ello resultó lesionada una bombero.

Fue necesaria la presencia del personal del Comando Radioeléctrico para calmar los ánimos y permitir el trabajo a los bomberos.

Fabricio Gabiraghi Jefe del Cuerpo Activo (denominación que posee el cuerpo de bomberos local) se mostró molesto y preocupado por la situación, a la vez que negó la aludida demora en arribar al lugar de los hechos.

“Por más que entendemos como se encuentra una familia que se le incendia la casa, no podemos justificar ningún tipo de agresión hacia nuestros compañeros. Estamos para brindar un servicio, no cobramos un peso y encima tenes que soportar que te agredan” indicó.