“El gobierno provincial no se merece que lo ayudemos”, sostuvo la ministra de Seguridad de la nación, e insistió en que los detenidos en operativos que ella presentó semanas atrás en el parque Urquiza de la ciudad de Rosario, son quienes cometieron las balaceras al Poder Judicial y acusó a los funcionarios santafesinos de embarrar la cancha con fines electoralistas.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, defendió la investigación que realizaron fuerzas federales y que según ella desbarató la banda que, bajo las órdenes Guille Cantero, realizó las balaceras al Poder Judicial, a pesar de que la Justicia determinó que las 24 armas secuestradas no se usaron en esos atentados y los seis detenidos que quedaban recuperan la libertad. No sólo eso: con tono destemplado, acusó al gobierno provincial de politizar la cuestión por la proximidad de las elecciones y sostuvo que la administración Lifschitz “no se merece” que la Nación colabore con la seguridad provincial.

El 2 de mayo, Bullrich encabezó en el parque Urquiza una conferencia de prensa en la que anunció el secuestro de armas y la captura de 34 personas vinculadas a los atentados al Poder Judicial. En esa conferencia no estuvo el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, y sí el candidato a diputado provincial de Cambiemos Gabriel Chumpitaz, por lo cual fuentes de la provincia la calificaron como una puesta en escena de campaña.

“Chumpitaz se enteró que estábamos yendo y fue al lugar por su cuenta. No se puede mezclar con un hecho político”, dijo la ministra este viernes, en diálogo con el programa Radiópolis, de Radio 2. A la vez que acusó a Pullaro de embarrar la cancha y dijo que si no estuvo en la conferencia de prensa fue porque “llegó tarde”.

Bullrich sostuvo que la investigación realizada por el fiscal Matías Edery y las fuerzas federales tiene pruebas contundentes de que los detenidos son los que cometieron los ataques al Poder Judicial, a pesar de que las armas que se secuestraron no son las que se usaron en las mismas.En ese sentido mencionó que hay tres meses de escuchas.

“En la investigación hay tres meses de escuchas con las conversaciones sobre cómo se armaron los ataques. Toda la investigación revela el modus operandi con que esas personas generaron las balaceras. Las armas que se encontraron en ese momento pueden ser no ser las que se usaron. Pero las pruebas son contundentes”, afirmó.

Y entonces apuntó al gobierno provincial y a Pullaro en particular: “Somos el Ministerio de Seguridad de la Nación y sacamos armas Rosario. Que esta operación entre en un intento del gobierno provincial de desmerecer el trabajo es lamentable. Como gobierno nacional y como Cambiemos estamos trabajando y ayudando a la provincia a que haya menos drogas, menos asesinatos. Este mes de abril bajamos 36 por ciento los homicidios”.

En ese marco, reclamó que “ni el gobernador ni el ministro politicen las causas. Son armas que salen de las calles de Rosario. No merece el gobierno provincial que el gobierno nacional trabaje codo a codo para combatir la inseguridad, pero lo vamos a seguir haciendo por los rosarinos. Lo único que hacen es traicionar la confianza de los ciudadanos. Si Pullaro llegó tarde a la conferencia de prensa no puede quedar tirar abajo la investigación”.

E insistió: “No vamos a sacar ningún miembro de las fuerzas federales, pero las autoridades provinciales deben tener una actitud institucional y no tratar de destruir las investigaciones”.

“Esta es una investigación que sigue, saca armas y descubre a personas que estaban involucradas en estos delitos. Pero en esto entra la política. Nosotros vamos a seguir sacando armas y drogas de Rosario y que se diviertan haciendo política los que hacen política”, enfatizó.

Y advirtió a Pullaro que “al meter esas discuciones en la campaña puede generar una grieta entre los comandos unificados (de las fuerzas de seguridad provinciales y nacionales) y eso le resta fuerza a la batalla contra el narcotráfico”.