Se han producido dos fisuras por las que brota la lava y las cenizas, pero no se ha evacuado a nadie por el momento.

El volcán Etna, ubicado en la italiana isla de Sicilia, ha vuelto a entrar en erupción durante la madrugada de este jueves. Según el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) italiano, se han abierto dos pequeñas fisuras en el volcán por las que brota la lava y cenizas.

Se trata del volcán activo más alto de todo el continente europeo. Esta fase eruptiva, de momento, no está siendo muy agresiva y las autoridades no han anunciado evacuaciones en las poblaciones cercanas. Además, el aeropuerto de Catania sigue abierto y el tráfico aéreo no se ha visto afectado.

Según la agencia italiana Ansa, explica que el temblor de los conductos magmáticos internos ha alcanzado valores medio-altos y que actualmente está disminuyendo. “Estamos comenzando una nueva fase eruptiva del Etna”, ha afirmado el director del INGV de Catania, Eugenio Privitera.

Este experto asegura que la erupción “podría terminar pronto o durar meses”, pero hace un llamamiento a la calma: “Todos los fenómenos están confinados en la cima del volcán y no constituyen un peligro para las poblaciones habitadas, pero será necesario controlar el flujo de turistas en la zona para garantizar su seguridad”.