El  preparador físico, Marcos Alejandro Guenchul salió a las 21.45 del gimnasio Progress Fitness Center, de Mendoza al 4936. Al doblar por Sucre lo balearon en la cabeza y quedó en estado crítico. Al mediodía anunciaron que su estado era terminal. Familiares y amigos están shockeados. Investigan móvil

Un preparador físico de un gimnasio de barrio La República fue declarado con muerte cerebral este martes en la sala de terapia intensiva del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Marcos Alejandro Guenchul, de 32 años, salió a las 21.50 de Progress Fitness Center, de Mendoza al 4936, cuando al doblar hacia el sur por calle Sucre recibió un disparo en la cabeza por parte de dos hombres que escaparon en auto. A las 12, luego de varias horas de agonía, anunciaron que su estado es terminal y sus familiares decidieron donar sus órganos.

Según fuentes policiales, minutos antes de las 22 Guenchul salió del local donde trabaja, donde se practica entrenamiento funcional. Caminó hacia Sucre e hizo 25 metros cuando fue interceptado por dos hombres, uno de los cuales le disparó en la cabeza. Otro balazo impactó en la fachada de un edificio. Guenchul quedó tendido en la calle y a las 21.53 llegó el Comando. Una versión dice que los agresores huyeron en un auto negro.

Peritajes en el lugar del crimen. Crédito de foto: Twitter @info_filmacion
A las 22.15 la víctima ingresó al Heca. El subdirector Germán Camiletti dio el parte médico en diálogo con Canal 3. El paciente posee “asistencia respiratoria y soporte de drogas que mantienen su presión y su estabilidad hemodinámica. Pero con un estado muy comprometido. Aún no tiene indicación puntual de intervención quirúrgica. Sí de medidas de sostén para evaluar la posibilidad de reversión del estado crítico que tiene. El daño es muy grave, el equipó de neurocirugía y terapia intensiva monitorea” para evaluar si debe ser operado.

Hacia el mediodía se anunció que el joven tenía muerte cerebral y su familia decidió donar los órganos.

Las fuentes oficiales no arriesgaron móviles para semejante agresión. A marcos no le faltaban pertenencias, pero eso no descarta el que lo hayan matado al intentar robarle, especulan familiares. En la cuadra existen cámaras de seguridad que los investigadores peritan para determinar si arrojan imágenes.

Desde la noche en las redes sociales se multiplicaban las cadenas de oración por el preparador físico, pero al mediodía se supo que el joven no podía salir adelante. En el Heca sus familiares y amigos estaban shockeados. Se supo que Marcos, quien también se especializaba en nutrición, y otro personal trainer llevaban adelante el emprendimiento Progress Fitness Center, que amaneció con el cartel de “cerrado”.

Demorado en la zona

La Policía informó que a la 1 de la madrugada trasladaron desde Carriego al 1200 a la comisaría 2ª a Miguel A., de 42 años, debido a que alrededor de la 0.50 personal del Comando Radioeléctrico fue comisionado a Sucre al 1200 por la presencia de un Peugeot oscuro con dos personas en el interior. Tras un patrullaje en Carriego al 1200 observaron que un hombre se encontraba parado en la puerta de una casa y notaron que tenía en su cintura, del lado derecho, un arma de fuego.

Según el Ministerio de Seguridad, la Policía le dio la voz de alto y lo redujo para desarmarlo, y le secuestró una pistola calibre 9 milímetros  que tenía el cargador completo y un proyectil en la recamara. El detenido manifestó tener la habilitación correspondiente, y agregó que tenía otra arma de similares características, dos cargadores y 271 municiones.

Así, según las fuentes, entregó la otra arma y de la credencial que habilitaba uso condicional civil, “no teniendo credencial que habilitara portación de arma”.

El fiscal de Homicidios Miguel Moreno ordenó lo demoró debido a sospechas por posible participación en el intento de homicidio de Guenchul y pidió el secuestro de las armas y de un Peugeot 308. Pero después recuperó la libertad: “Se le formó causa por la portación de arma de fuego. Es un vecino que salió  a ver que sucedió con un arma, no surgió vinculación con el homicidio”.